Reinventarse o ¡morir!

domingo, 12 de julio de 2009

Creo que si todos somos honestos con nosotros mismos y vemos que algo no marcha en algún aspecto de nuestro vida, profesional, personal, espiritual, o si no encontramos la felicidad interior, debemos preguntarnos “¿Estoy haciendo lo que es bueno para mí, o debería cambiar de dirección?”.
Si con las soluciones tradicionales que veníamos utilizando para resolver los problemas, no encontramos esa anhelada felicidad interior, ha llegado el momento para hacer y buscar cosas distintas, deja de ir por la autopista y coge ese camino secundario ¡veras la aventura que te espera!
Debemos innovar en nuestra propia forma de pensar, no se puede resolver un problema con los mismos pensamientos que crearon el problema, hay que hacer algo distinto. Hay que crear nuevos horizontes, allí donde hasta ese momento no veías nada.
Debes tomar las riendas de tu vida, dado que si no lo haces los demás seguirán llevándolas por ti… y lo más probable es que no acierten ¿quieres seguir así?
Cuando digo reinventarse recuerdo lo que dijo en su momento William James “la mayoría de la gente vive física, intelectual o moralmente en un círculo restringido de posibilidades. Todos tenemos reservas de vida en la que ni siquiera soñamos” ¡¡¡A por ello!!!
No pienses que no puedes, que no eres suficientemente inteligente para “redecorar” tu vida, pues como dijo no me acuerdo quien, “puede más tu determinación que tu inteligencia”, si te lo propones, si lo deseas con todas tus fuerzas, el Universo te ayudará, la ley de la atracción, de la que hablaremos otro día, te echará una mano .
Quizás otra manera de haber titulado este post sería el de “reinventarse o adaptarse”, pero creo que debemos darle la importancia que se merece el tema, y usar la palabra morir, pues si no eres feliz con tu vida ¿no estás muriéndote poco a poco?
Cuando te reinventes, intenta no hacer “lo que se supone debes hacer“, haz lo que realmente te pide el cuerpo, aunque se salga de la normalidad, o diciéndolo de otra manera, sal del rebaño y aléjate a la montaña.
Solo tú puedes elegir, eso no te lo puede quitar nadie, seguir como hasta ahora, o darle un giro a tu vida ¡Animo!
Si te sientes plenamente feliz con la vida que tienes, con quien eres, no hay necesidad de que hagas ningún cambio, pero si te sientes infeliz o incompleto con tu vida, ¡Reinvéntate! tienes una tremenda oportunidad para cambiar y hacer más satisfactoria tu vida.
No hay edad para que podamos hacer cambios en nuestra vida - luego te pongo un claro ejemplo - sin embargo la mayoría de nosotros vivimos adaptados a las circunstancias, a veces aceptando una satisfacción parcial de quienes somos o de como es nuestra vida, y solo hacemos los grandes cambios cuando nos vemos casi obligados a hacerlo por circunstancias drásticas ¡no lleguemos a esos extremos!
Pero ¿cómo me puedo reinventar? La respuesta la tenemos cada uno de nosotros, dentro de nuestro ser, estoy segurísimo que si buscamos bien, y nos dejamos llevar con cariño y amor hacia nosotros mismos, las soluciones aparecerán…
Reinventarse como todo implica su tesón y dedicación, hay que realmente trabajar en ello, en todo lo que decidamos cambiar, pero al haber encontrado esa pasión, seguramente el esfuerzo se minimizará, pues la felicidad empezará a entrar por tus poros a raudales.
Para finalizar un ejemplo, ¿no se reinventó musicalmente el cantante Tom Jones, el famoso Tigre de Gales? (¡mama tranquila! el video viene a continuación y va dedicado a ti ¡que menos!) después de muchos años desaparecido, se lio la manta a la cabeza y con 47 años ¡a llenar discotecas!

1 comentarios:

Deprisa dijo...

Me sumo a esa idea de "reinventarse o adaptarse". En un par de ocasiones me he encontrado con situaciones en las que me encontraba "encerrado" y aunque cuesta darte cuenta de que es necesario (aún cuando ya hayas vivido situaciones similares) al final es la mejor solución...

Publicar un comentario en la entrada

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com