Encuentra tu camino

lunes, 27 de julio de 2009
Quizás te suene paradójico, pero tu propósito en este vida es encontrar el camino a tu destino. ¿Lo ves lioso?

Déjame que me explique. Por diferentes que nos creamos que somos, piénsalo bien, tenemos un único destino en la vida y es Ser feliz, plenamente feliz. Lo único que puede ser diferente es la manera de conseguirlo, el camino que al recorrerlo nos hará sentirnos felices y en paz.

La felicidad es algo que ya somos y que está en nosotros, llegar a entender y saber esto, es mi camino a la felicidad. Antes recorrí otros muchos caminos y me sirvieron tan solo para saber que no eran esos los que había de recorrer si destapar la felicidad que hay en mi y que yo soy, era mi destino y mi propósito en la vida.

Quizás
al igual que yo hayas de recorrer esos y otros muchos caminos para encontrar el tuyo, aquel que te llevará directo. La cuestión es, ¿qué podemos hacer tú o yo para encontrarlo sin demasiadas demoras y sufrimientos? Porque la cuestión es, ¿son necesarias esas demoras y esos sufrimientos? Mi respuesta es, no. Somos nosotros los que decidimos y nos apegamos de manera inconsciente a ciertos caminos que nos van a demorar y causarnos dolor. A veces pienso que fuéramos masoquistas.

Las cosas de la vida, la vida misma, es más sencilla que todo esto. Pero nos empeñamos en complicarla. De esto se encarga un profesional del asunto, conocido coloquialmente como "ego". El mejor consejo que puedo darte es que lo ignores por completo, que lo pases por alto. La vida solo nos pide esto, ignora a tu ego y notarás que lo que queda, es simple y llanamente el más grande de los éxitos, la felicidad y paz perfectas.

El ego es el creador de la ilusión del tiempo, del dolor del pasado y de los temores del futuro, del sentimiento de culpabilidad, de la emisión constante de juicios, de todos los resentimientos, del miedo, del sufrimiento, de la enfermedad y el dolor.

La buena noticia, es que ni tú ni yo somos él. No somos el ego. No somos la parte de la mente empeñada en fabricar ilusiones sustentadas en falsas creencias y de la constante emisión de juicios. Teresa de Jesús a este ego lo llamaba "la loca de la casa". Es esa vocecita a la que llamas pensamiento, que no hace más que tocarte las narices en todo momento incluso cuando estas dormido.

No imaginas cuanta paz puede haber con el silencio de esa voz, miedosa y cruel.

El éxito es conseguir nuestros objetivos. Nuestro objetivo mayor ha de ser alcanzar la perfecta felicidad. La perfecta felicidad no es algo que se pueda alcanzar pues ya es nuestra, está en el silencio y en la ignorancia de eso llamado ego. Es nuestra esencia. Es nuestro ser. Mira a ver que sientes al respecto. Luego el éxito, no está en alcanzar o conseguir, si no en ser.

Podrás tener infinidad de cosas materiales, coches, casas, mujeres, dinero, reconocimiento y un futuro brillante y prometedor, pero, ¿y la felicidad? Párate y date cuenta que la felicidad es un sentimiento, es una abstracción, por mucho que pueda parecértelo no tiene forma de coche, ni de casa, ni de playa paradisiaca, ni de mujer exuberante.

La felicidad no tiene forma, es el estado mental de una mente sana que reconoce que la felicidad es nuestra verdad y que solo hemos de decidir no oponernos a ella identificándonos con nuestro ego.

Podrás perseguir y recorrer caminos llenos de cosas materiales y tan solo sacarás de ello el reconocimiento de que esos, no eran el camino que te lleva a la felicidad, si aprendes esta lección habrá merecido la pena recorrerlos y creeme tarde o temprano la aprenderás.

Algunos aprenden de sus propios errores y otros también de los errores y experiencias de los demás. Algunos aprenden leyendo libros o sabiendo escuchar a personas que tienen en verdad cosas que contar. No tenemos porque transitar todos por los mismos caminos, si aprendemos a escucharnos en silencio cuando el ego calla por fin, habremos aprendido lo que mil vidas dando vueltas por ahí.

La felicidad no es el destino, la felicidad es el camino. La felicidad está en ti.

En mi opinión, el éxito, volver a alcanzar el estado de felicidad y paz plenas no es un camino de ida, es un camino de vuelta. Siempre fue nuestro punto de partida del que una vez decidimos alejarnos y al alejarnos de Él, nos alejamos de todo, y el ego, desde nuestra inconsciencia entonces tomó las riendas y la dirección de la marcha. Se consciente de este hecho. La felicidad no es un lugar, ni una cosa que puedas tocar, la felicidad es lo que tú eres. No concibo mayor éxito que volver a lo que siempre hemos sido y ha sido nuestro.

Libérate de tus miedos pueriles, metas absurdas, pensamientos efímeros e ideas muertas, y mira dentro de ti. Allí dentro esta el mayor de los éxitos que jamas pudieras imaginar. El verdadero Tú.

Alguien dijo una vez que la mayor aventura era la aventura interior. No busques fuera lo que está dentro. No pierdas más el tiempo. No es necesario.

El imán más poderoso del mundo

jueves, 23 de julio de 2009

No, no, ¡tranquilo! No vamos a hablar en este post de esos imanes, de los líderes religiosos del islam, eso lo dejamos para los expertos en la materia… nosotros a lo nuestro, la búsqueda del éxito y la felicidad.
Tras la lectura del interesante último post de Enrique, acerca de la ley de la abundancia, he creído conveniente dejar por escrito unas breves pinceladas acerca de otra importante ley – parecemos legisladores ¡por Dios! – fundamental en nuestro viaje interior hacia el éxito.
¿De que ley hablamos? De la ley de la Atracción.
Esta importantísima “normativa universal” está relacionada básicamente con el pensamiento positivo, y en resumen, se trata de una fuerza magnética que va juntando todo lo que es parecido o similar dependiendo de sus vibraciones. Estas solo pueden ser de 2 tipos, altas y bajas.
Dentro de las vibraciones altas englobaremos todos los sentimientos de carácter eminentemente positivos, de”luz”, como la felicidad, la alegría, el amor, la gratitud, la pasión la bondad, esperanza…
Y dentro de las vibraciones bajas, todo aquello relacionado con “el lado oscuro” como el odio, el miedo, dolor, sufrimiento, depresión, debilidad.
Cuando emitimos una vibración alta (positiva) creamos un campo magnético positivo que atraerá hacia nosotros resultados de mismo tipo, y si lo que “emitimos” por nuestros poros, son vibraciones bajas, recibiremos a cambio, ¡negativismo a raudales!
Ahora, por favor, mira en tu interior, y autoanalízate, si hasta la fecha, no te gusta la vida que estás viviendo, entonces has estado utilizando la Ley de la Atracción a la inversa y todos esos problemas ó carencia de cosas o sentimientos, son solamente un resultado de tu enfoque, de tu emisión de vibraciones…
Para empezar a manejar la Ley de la Atracción de manera adecuada y alcanzar tus sueños es necesario que te hagas consciente de su existencia y retomes las riendas de tu vida ¡pero hazlo ya!
Ten en cuenta que la Ley de la Atracción está ahí y tú no puedes decidir si la coges o no, es como la ley de la gravedad, no puedes decidir “no aplicar” o “no creer” el la gravedad en tu vida.
Ahora mismo estás emitiendo, quieras o no, eres como una emisora de radio emitiendo 24 horas, 365 días al año, el universo de te devolverá tus emisiones, en forma de circunstancias, sentimientos o sensaciones en la misma frecuencia, alta o baja que estas irradiando.
De lo anterior se deduce que si te haces con los mandos de tu “monoplaza mental”, o con otras palabras, manejas tu mente, podrás emitir las vibraciones que tu quieras, condicionando de esta forma al Universo, para que te devuelva, lo que le prestaste.
Ahora un pequeño truco para que conozcas tu futuro, sin tener que acudir a ningún adivino, simplemente pregúntate: ¿Como me siento?
Si quieres profundizar sobre este apasionante tema, te recomiendo la lectura del libro “EL Secreto”, o el visionado del video… creo que te ayudará a terminar de albergar estos conceptos en tu cabecita, esto simplemente ha sido una breve introducción.
No obstante en mi próxima aparición por estos lares, seguiré profundizando en este apasionante temita.
¡Que tengas un buen día!
PD.- Imagino que no debo decirte cual es el imán más poderoso del mundo… ¡TU!

La ley de la abundancia y la prosperidad

martes, 21 de julio de 2009

Hoy déjame que te hable de lo que podríamos llamar una de las leyes del universo, la ley de la abundancia y la prosperidad, representada muchas veces por una imagen como la de la foto, un cuerno lleno a rebosar de frutas y alimentos apetecibles.

Ya te comenté que todo en esta vida está en función de nuestras creencias. Que el mundo no es como creemos que es, si no como creemos que somos nosotros. Si nosotros nos creemos generosos, el mundo a nuestro alrededor se mostrará generoso y nos dará muestras de ello constantemente y reforzará nuestra creencia. Si nos creemos miserables el mundo se nos mostrará miserable, y cada vez que lo sea ratificará cuan miserable es, y fortalecerá esa creencia en nosotros.

Mira, lo que vemos que nos ocurre es simple y llanamente el efecto de nuestras creencias pero al ser inconscientes de esto, y no reconocer que son estas la causa de todo lo que sucede, pensamos que es al revés, y que lo que sucede condiciona y crea nuestras creencias. Es decir, yo veo miseria en el mundo y creo que el mundo es miserable, en vez de al revés, yo creo que el mundo es miserable y por lo tanto es miseria lo que veo en el mundo. Dale una vueltecita a esto. Ya se que te sorprenderá, es una nueva forma de pensar y de ver las cosas, pero créeme, esta es la correcta. Y es la correcta porque es lo que funciona, lo útil, y lo que nos beneficia. ¿Te parecen pocas razones?

El mundo es lo que nosotros creemos que es y que somos nosotros. Date cuenta que sin nosotros y nuestro comportamiento erróneo- es decir egoísta, miedoso, culpable y resentido- el mundo en verdad es un milagro, es maravilloso; sus océanos, lagos, montañas y valles, somos nosotros con nuestro comportamiento erróneo quienes hacemos de este mundo lo que es. Somos los creadores tanto de la miseria como del milagro. Del miedo como del amor. Tú decides. Tú eliges de quien eres.

Esto nos lleva a la ley de la abundancia. Si tú crees en la escasez, tendrás escasez y siempre te faltará y nada te será suficiente, independientemente de lo que tengas. Atraerás escasez y no abundancia. Si crees que cuando das, lo que des lo estarás perdiendo, así será. Sin embargo si crees que aquello que des, no solo no lo perderás sino que se acrecentará en ti, así será. Una vez más tu decides que creer. ¿Qué sientes dentro de ti qué es la verdad?

Puedes creer una cosa o la otra, y esa cosa que creas será realidad para ti, tanto la una como la otra. La única diferencia entre ambas es que creas lo que creas y aunque se haga realidad para ti, una de ellas es verdad y la otra no. ¿Por cual apuestas?

Nuestra mente tiene un atributo principal y es la capacidad de crear y lo hace en todo momento, quieras o no, sea de manera consciente o de manera inconsciente. Este principio de creación de la mente es inmutable, te gusté o no. Es así.

Nuestra mente es como un jardín que impepinablemente da frutos y estos frutos solo dependerán de las semillas que sembremos. El terreno, es decir, la mente, es siempre fértil, si siembras semillas de creencia en la escasez, ese fruto tendrás. Si siembras semillas de creencia en la abundancia, recogerás frutos de abundancia. No hay más. Así de simple. ¿Por qué iba a ser complicado? Si en el campo siembras maíz, recojeras maiz, si siembras ortigas, recojeras ortigas. No es posible sembrar una cosa y tener la otra. Mantente pues, muy alerta con lo que siembras en tu mente.

Haz con tu mente lo que quieras. Es tuya y es absolutamente genial y creadora. El problema radica en que muchos piensan que nosotros tan solo somos juguetes en manos de un mundo insensato, caprichoso y regido por el azar y que ningún poder tenemos sobre este. Si crees esto, apaga y vámonos, pues esa será tu experiencia y todo cuanto te ocurra la fortalecerá en ti. Así que más te vale no albergar en ti dicha creencia.

Hazme caso, ¿qué tienes que perder? Cree en lo que decidas creer, atrévete a creer ciegamente en aquello que juegue a tu favor y no en tu contra. Mira dentro de ti y atrévete a sentir cual creencia es la verdadera. Cree en el amor y no en el miedo, en el éxito y no en el fracaso, en el poder y no en la impotencia, en la paz y no en la guerra, en la abundancia y no en la escasez. Tan solo depende de tu decisión. Tan solo haz esto. Cree en la abundancia del universo que todo lo da y nada pide a cambio.

Pasa además algo curioso para como vemos las cosas en este mundo falso, y es que en verdad para tenerlo todo, solo tienes que darlo todo, y por esto el homo exitosus es generoso, pues sabe que dando es que como obtiene y es no dando como lo pierde. Haciendo esto estas fortaleciendo tu creencia en la abundancia y no en la perdida ni en la escasez. Los pensamientos y las ideas se fortalecen al compartirlos, estamos de acuerdo en esto, ¿verdad?

De manera que cada vez que das creyendo en la abundancia estas fortaleciendo este pensamiento, esta creencia y la ley creadora de la mente y la ley de la abundancia no pueden fallar. Son inmutables e infalibles.

Pero ojo, si das no creyendo en la abundancia, dudando de ella, en verdad estarás creyendo en la escasez y será esto lo que experimentes y vivas. El universo no conoce el vació, o crees una cosa o crees otra, mientras sigas acá no puedes dejar de creer. Has de tomar partido. Para creer en algo solo has de decidir creer en ello, y repetírtelo a ti mismo constantemente y confiar plenamente en que es así, como tú lo crees y empezaras a verlo a tu alrededor. Las cosas, tu experiencia y el mismo mundo empezarán a cambiar.

Ahora piensa en los hombres y mujeres de éxito que puedas conocer, ¿viven en la abundancia y prosperidad o en la escasez? ¿En qué crees tú que creen ellos?

Fluir o no fluir, esa es la cuestión

jueves, 16 de julio de 2009

Recientemente, mientras investigaba sobre este apasionante tema, el éxito y la felicidad, que tan absortos y entretenidos nos tiene desde hace tiempo a Enrique y a mí, volvió a ponerse delante mío este concepto que había aparecido anteriormente y que entiendo es apropiado para comentar con vosotros.
Y fue a través de la relectura del interesante post “corriente abajo” del Sr. Miralda, cuando al final del todo comentaba “… Ahora me he dado cuenta que la dirección es la misma que lleva el río y que ella quiere conducirte al mejor sitio que puedas imaginar. Y que si te dejas, te llevará de manera tranquila, tierna y confiada. En mi opinión el éxito está en saber esto. Dejarse llevar por la corriente y ser feliz.”
¡Albricias! Enrique se quería dejar llevar por la corriente de la vida, “fluir” con ella… me voy a permitir añadir algo, dejar que las cosas fluyan, no quiere decir que nos tumbemos a la bartola esperando que alguien se ponga a hacer las cosas por nosotros, sino simplemente trabajar, crecer eligiendo la paz en vez del miedo, aprovechando la fuerza de la corriente, sin tratar de ponerse en frente de ella, permitiendo de una manera flexible que se produzcan cambios en nuestra vida… La vida fluye constantemente llevando la infinita benevolencia del Universo en su caudal.
¿y por qué no hablamos del otro FLUIR?
Este otro concepto fue presentado en sociedad no hace mucho por un psicólogo de apellido impronunciable, Mihaly Ciskszentmihalvi, y definió fluir como el momento en que funcionamos a pleno rendimiento y estamos concentrados en la actividad que realizamos, lo que nos llevará a alterar la percepción del tiempo, a olvidarnos del yo y experimentar una felicidad más profunda que la simple obtención de placer. ¡Toma ya! ¡Ahí queda eso! Vuelve a leerla, que sinceramente creo que merece la pena.
Básicamente lo más importante que podemos deducir de ella, es que cuando tienes una motivación en lo que estás haciendo, fluyes y fluyes y fluyes… es una euforia altamente productiva.
Obviamente, se trata de intentar fluir en todos los aspectos de la vida, logrando que no exista diferencia entre trabajo y ocio, por muy complicado que parezca, de esta forma podremos ser felices aunque estemos en un entorno hostil a conseguir esa ansiada felicidad.
Solamente hay que concentrarse plenamente en tu tarea, realizarla correctamente y con plena consciencia. Si fluimos en alguna actividad, estaremos dando el primer paso para ser plenamente conscientes y felices en el resto de nuestra vida… viendo la realidad que tenemos delante de nosotros con alegría, ilusión y pasión.
Ya sabes, si quieres ser feliz, tener éxito interior y exterior ¡Fluye!

Aqui y ahora. No hay nada más.

Piénsalo bien. Solo hay una cosa constante y permanente en tu vida, tú estando y siendo aquí y ahora.

Te preguntarás que tendrá esto que ver con el éxito, la felicidad y la vida, y yo te digo que lo tiene que ver todo. De hecho no hay nada más que esto.

Déjame que te explique.

Mira. Te parecerá que la vida es un devenir de cosas que suceden en el tiempo, que va desde lo que pasó antes, de lo que vivo ahora y de lo que devendrá después. Si te das cuenta, cada vez que te paras a pensar en esto, ese preciso momento es el único del que en verdad eres consciente. En ese momento no existe ningún otro momento.

Del pasado aunque lo tengas en la memoria no queda nada, solo sucesos acaecidos en tu imaginación y del futuro nada existe. Tan solo en tu entendimiento crees que al suceder cosas distintas, esto presupondrá momentos distintos. Tan solo son diferentes acontecimientos que se encadenan uno tras otro en un único aquí y ahora.

Einstein, ya lo anticipó diciendo que el tiempo es relativo, que se ensancha y se acorta según nuestra percepción.

A este respecto recuerdo una frase genial del bueno de Alberto:
"Una hora sentado con un borracho se te hace eterna, una hora conversando con un mujer preciosa se te hace un segundo. Esto explica la teoría de la relatividad"

Otros científicos han cuestionado la existencia del propio tiempo, relegándolo definitivamente a un juego de la mente.

Las consecuencias de esto que te hablo son vitales, porque si no consigues apreciar el momento que vives, el continuo aquí y ahora, estarás "no viviendo" la vida, y por mucho que hagas o consigas si no lo expresas o vives en el momento presente de nada sirve y nada es.

Si entiendes esto, no querrás vivir nunca más en el pasado ni nunca más en el futuro, conceptos que en verdad no son reales sino fruto de una percepción errónea de la mente. Estarás solo y exclusivamente viviendo en verdad en el presente, en el aquí y ahora.

Esta es una característica común en el homo exitosus, este se mantiene vivo en el presente, haciendo, estando y siendo en el aquí y ahora, rara vez lo veras en el pasado ni en el futuro. Su cuerpo y su mente son "uno" en el único momento que en verdad existe y esta unión es la clave del éxito y la felicidad.

Estar en casa y pensar en el trabajo es tener el cuerpo acá y la mente allá, esto entraña impepinablemente conflicto, pues hay separación entre cuerpo y mente y es esta separación la causa de todo tipo de desdichas. Estar hoy y pensar en mañana o en ayer, es tener el cuerpo acá y la mente allá, más separación, más conflicto y más desdichas.

El homo exitosus, se encuentra allá donde está, esto te parecerá una obviedad, pero créeme muy pocos lo hacen, porque ¿cuantas veces estás tu donde en verdad te encuentras? ¿Cuantas veces tu cuerpo y tu mente estáis en el mismo sitio al mismo tiempo?

Todo conflicto y desdicha se encuentra en esto. Imagina que siempre estuvieses en el sitio y el tiempo en el que te encuentras. Imagina, que tu cuerpo y tu mente, son uno estando aquí y ahora, dedicado al suceso que deviene en ese preciso y único instante. Recuerda la dicha que se produce cuando te has encontrado así, concentrado cuerpo y mente en la misma cosa y al mismo tiempo. ¿Recuerdas la sensación que tuviste? La sensación de la no existencia del tiempo. ¿ Verdad? Y la total ausencia de miedo.

El homo exitosus, dedica cada instante a lo que corresponde, no repara en pasados ni futuros, vive solo en el único momento y en el único lugar que en verdad existe. El aquí y ahora.

Cuando vives así, todo parece diferente e inmensamente más rico, cada experiencia pareciera como nueva, se instala en ti un estado de dicha y paz nunca antes conocido. Sabes que puedes con ese momento, lo disfrutas y no se te escapa en pos de otros momentos ya vividos o por vivir.

A este estado del ser se encamina la meditación, que no es otra cosa que fijar la mente en el momento presente, sin hacer nada más, ni siquiera esto.

Encontrarse en este estado trae irremediablemente un estado de paz que no se puede describir. No es algo que solo puedas experimentar a ultima hora del día sentándote en posición de loto y repitiendo la palabra "omm".. El estado de vivir y ser en el presente es algo natural en ti. Lo antinatural es lo contrario, abandónate al momento en el que estás porque en verdad no existe otro momento. Mantente unido en cuerpo y mente, y veras como las cosas que en verdad quieres van aconteciendo en un devenir natural y fluido.

Tú eres el creador de tu propia experiencia en este mundo. Tú elijes el devenir de tu propia experiencia, a menos que quieras dejarlo en manos de algún otro, pero si lo piensas bien, a parte de ti y del momento presente, ¿que más hay?

Quizás lo que hoy te cuento te suene raro, yo solo te invito - si tu quieres- a que le pegues una vueltecita, y veas con que herramientas cuentas para alcanzar tus sueños y en que momento y lugar esperas alcanzarlos.

"Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora".
(John Lennon)

"Si no eres feliz aquí y ahora, no lo serás nunca".
(Anónimo)

"Ahora: una palabra curiosa para expresar todo un mundo y toda una vida" . (Ernest Hemingway)

"Lo pasado ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo" . (Proverbio árabe)

"El futuro nos tortura y el pasado nos encadena. He ahí por qué se nos escapa el presente" . (Gustave Flaubert)

Reinventarse o ¡morir!

domingo, 12 de julio de 2009

Creo que si todos somos honestos con nosotros mismos y vemos que algo no marcha en algún aspecto de nuestro vida, profesional, personal, espiritual, o si no encontramos la felicidad interior, debemos preguntarnos “¿Estoy haciendo lo que es bueno para mí, o debería cambiar de dirección?”.
Si con las soluciones tradicionales que veníamos utilizando para resolver los problemas, no encontramos esa anhelada felicidad interior, ha llegado el momento para hacer y buscar cosas distintas, deja de ir por la autopista y coge ese camino secundario ¡veras la aventura que te espera!
Debemos innovar en nuestra propia forma de pensar, no se puede resolver un problema con los mismos pensamientos que crearon el problema, hay que hacer algo distinto. Hay que crear nuevos horizontes, allí donde hasta ese momento no veías nada.
Debes tomar las riendas de tu vida, dado que si no lo haces los demás seguirán llevándolas por ti… y lo más probable es que no acierten ¿quieres seguir así?
Cuando digo reinventarse recuerdo lo que dijo en su momento William James “la mayoría de la gente vive física, intelectual o moralmente en un círculo restringido de posibilidades. Todos tenemos reservas de vida en la que ni siquiera soñamos” ¡¡¡A por ello!!!
No pienses que no puedes, que no eres suficientemente inteligente para “redecorar” tu vida, pues como dijo no me acuerdo quien, “puede más tu determinación que tu inteligencia”, si te lo propones, si lo deseas con todas tus fuerzas, el Universo te ayudará, la ley de la atracción, de la que hablaremos otro día, te echará una mano .
Quizás otra manera de haber titulado este post sería el de “reinventarse o adaptarse”, pero creo que debemos darle la importancia que se merece el tema, y usar la palabra morir, pues si no eres feliz con tu vida ¿no estás muriéndote poco a poco?
Cuando te reinventes, intenta no hacer “lo que se supone debes hacer“, haz lo que realmente te pide el cuerpo, aunque se salga de la normalidad, o diciéndolo de otra manera, sal del rebaño y aléjate a la montaña.
Solo tú puedes elegir, eso no te lo puede quitar nadie, seguir como hasta ahora, o darle un giro a tu vida ¡Animo!
Si te sientes plenamente feliz con la vida que tienes, con quien eres, no hay necesidad de que hagas ningún cambio, pero si te sientes infeliz o incompleto con tu vida, ¡Reinvéntate! tienes una tremenda oportunidad para cambiar y hacer más satisfactoria tu vida.
No hay edad para que podamos hacer cambios en nuestra vida - luego te pongo un claro ejemplo - sin embargo la mayoría de nosotros vivimos adaptados a las circunstancias, a veces aceptando una satisfacción parcial de quienes somos o de como es nuestra vida, y solo hacemos los grandes cambios cuando nos vemos casi obligados a hacerlo por circunstancias drásticas ¡no lleguemos a esos extremos!
Pero ¿cómo me puedo reinventar? La respuesta la tenemos cada uno de nosotros, dentro de nuestro ser, estoy segurísimo que si buscamos bien, y nos dejamos llevar con cariño y amor hacia nosotros mismos, las soluciones aparecerán…
Reinventarse como todo implica su tesón y dedicación, hay que realmente trabajar en ello, en todo lo que decidamos cambiar, pero al haber encontrado esa pasión, seguramente el esfuerzo se minimizará, pues la felicidad empezará a entrar por tus poros a raudales.
Para finalizar un ejemplo, ¿no se reinventó musicalmente el cantante Tom Jones, el famoso Tigre de Gales? (¡mama tranquila! el video viene a continuación y va dedicado a ti ¡que menos!) después de muchos años desaparecido, se lio la manta a la cabeza y con 47 años ¡a llenar discotecas!

¿Y la suerte?

viernes, 10 de julio de 2009
Ayer mientras nos tomábamos unos ricos nachos, hablaba con Cesar sobre la tan escurridiza suerte.

Creo que todos en un momento u otro nos hemos planteado de que depende. Por qué aparentemente unos parece que la tuvieran toda de cara y otros, toda de culo.(Ups, perdón)

Comentábamos sobre el conjunto de extrañas casualidades o sucesos que se habrían dado para que unos completos desconocidos que escribieron sobre este peculiar tema salieran del más profundo anonimato, y de golpe y porrazo se encontrasen con un gran y merecido reconocimiento, que parece que les cambió la vida radicalmente y seguro que para bien.

¿Que posibilidades tengo yo o tú, de escribir un libro y que este venda dos millones de ejemplares? ¿Que se hable de él en todas partes? ¿Que se traduzca a nosecuantos idiomas y nos abra mil puertas de oportunidades y bendiciones? ¿Cuantas cosas tienen que pasar para que esto suceda?

Son tantas que de antemano yo ya descarto que haya sido fruto de la casualidad o suerte, como más rabia te dé.

El otro día leí no se donde, que la evolución de la especie humana ha sido causa de tantas cosas extraordinarias que por lógica aplastante deberíamos rechazar de forma tajante que haya sido fruto de la casualidad. Pero si las cosas no pasan por casualidad y no son debidas a una suerte caprichosa y aleatoria sin razón aparente ninguna, ¿a que se debe entonces que unos la tengan buena y otros la tengan mala?.

Mira, yo creo que la suerte te la fabricas tú. Sin más.

Parto de la base de que los sucesos que nos acontecen no tienen un signo positivo o negativo en si mismos. Nosotros somos quienes les adjudicamos un signo u otro. El acontecer de un suceso tiene su causa en nosotros mismos. En nuestras creencias y expectativas. La mente es creadora y aquello en lo que piensa y cree es lo que crea y experimentas.

Una mente con la actitud positiva atraerá experiencias positivas y una mente con actitud negativa atraerá experiencias negativas y aunque atrajese por x circunstancias experiencias positivas no sabría que hacer con ella.

Una vez más, nuestras creencias lo conforman todo a nuestro alrededor. Si creemos en que las cosas están a nuestro favor así estarán y así las percibiremos. Si creemos lo contrario así será y así las percibiremos también.

Si crees que tu vida estará bañada por la buena suerte emitirás energía que atraerá a sus iguales y es eso lo que experimentaras. Si te quieres y te crees lo suficientemente bueno y con derecho a tener cosas buenas en la vida, las tendrás pero si no te quieres lo suficiente y no te crees merecedor de ellas , te esquivaran.

Todos somo lo suficientemente buenos "aunque no queramos creerlo" y todos tenemos derecho a las mejores cosas de la vida pero somos nosotros mismos quienes nos las negamos con nuestros erróneos pensamientos, miedos, falsas creencias y actitudes negativas.

Por el mero hecho de Ser y estar acá, en este mundo ilusorio, ya somos dueños y señores de nuestra propia suerte. Pero si creemos que no, significa que creemos en lo contrario, es decir, estaremos dejando nuestra vida a un azar sin control ninguno por nuestra parte, caprichoso y aleatorio. Nos estaremos desentendiendo del control de nuestras vidas.

Lo curioso del asunto es que todos, queramos o no vivimos según nuestro propio sistema de pensamiento y creencias y que es este sistema el que explica y fabrica las cosas que nos suceden. Y el centro de todo sistema de creencias está en lo que creemos que somos nosotros. El mundo no es otra cosa más que lo que nosotros creemos que es.

Esta demostrado científicamente que todo es energía. Los sentimientos son energía, el miedo es energía, el amor es energía, la duda es energía y la certeza también, nuestros pensamientos y creencias son energía que proyectan y fabrican a semejanza de si mismas. El amor crea amor, el miedo crea miedo, la duda crea incertidumbre y la certeza más certeza aun. La energía atrae a más energía del mismo signo. Por esta razón no me cansaré de decirte que mucho ojito con lo que piensas y en lo que crees, porque eso es lo que tendrás. Tu puedes pensar y creer a tu voluntad.

Una vez le pregunté a alguien: Oye, ¿como puedo hacer para tener buena suerte? y el me respondió: Teniéndola y dándola. Al principio no entendí y creí que se estaba quedando conmigo. Pero con el tiempo alcance a entender. Si no es tu voluntad tener buena suerte no la tendrás y no la expresarás. Si es tu voluntad, te darás cuenta que automáticamente es eso en lo que te transformas, lo que expresas y lo que vives.

La buena suerte no se gana. Depende de tu voluntad, simplemente de tu voluntad de tenerla de un signo u otro.

Tu quieres buena suerte, es tu derecho, tu herencia y tu decisión y tu voluntad y es lo que en verdad eres. Así decides creerlo. Las cosas como son ya son perfectas, son nuestros miedos quienes no saben apreciarlas. Son nuestras creencias las que fabrican cosas temibles, que son erróneas y falsas.

Si me creo un afortunado porque así lo decido creer, lo soy. Si me creo un desgraciado porque así lo decido creer, lo soy.

Volviendo al caso de los autores del libro que les cambió la vida. Daros cuenta de los cientos de cosas que tuvieron que pasar para que se convirtiese en best seller. Un editor apostó por ellos. Miles de personas compraron el libro y este gusto y se lo dijeron a otras miles de personas que también lo compraron. La editorial decidió imprimir más ejemplares y decidió apostar por distribuirlo a otros países en otros idiomas. Las empresas por alguna extraña razón empezaron a llamar a los autores para que diesen charlas motivadoras a sus empleados, les llamaban de aquí y de allá y una cosa trajo a la otra.

Ellos se limitaron a escribir un libro con un mensaje positivo y sencillo, de pocas páginas. Creyeron en él y lo pusieron en marcha y lo demás siguió su curso. Estoy convencido que ellos no se imaginaron llegar hasta donde han llegado pero hicieron todo lo que estaba en su mano y dejaron que el universo fluyese a su favor. Solo hay que leer sus libros para darse cuenta que es así como ellos piensan y creen. Y así es lo que ellos expresan y viven.

Nada es casualidad. La suerte no existe. Existe tu voluntad de vivir una vida feliz o desgraciada. Tan solo esto y nada más.

Deja que fluyan las cosas buenas de la vida -"la buena suerte"- hacia ti. No te interpongas. Confía en la bondad del Universo. No tengas más miedo y confía en Aquel que te creó. En Su Poder, Amor, Sabiduría y Bondad.

No hay nada ahí fuera que quiera hacernos daño, -todo lo contrario-, excepto nosotros mismos, con nuestros miedos, actitudes negativas y falsas creencias.

Que tu voluntad antes que nada sea ser perfecta felicidad. Y la vida y la suerte cambiará.

¿Por qué conformarnos con tan poco y malo pudiendo tenerlo todo y bueno?

Una retirada a tiempo es una victoria

martes, 7 de julio de 2009

En estas cosas del éxito, hablamos mucho de la perseverancia, de insistir, de perseguir nuestros propósitos sin desfallecer hasta conseguirlos. Y está bien, ha de ser así. Pero todo tiene un límite.

A veces nos pasa, que es tal nuestra obsesión que hemos perdido el sentido de las cosas y pese a que todo está en contra, persistimos en conseguir lo que tanto se resiste, aunque a veces su coste sea demasiado elevado o tengamos que pasar por encima de nuestros principios o nos cueste la salud.

Ya hemos dicho alguna vez, que si el costo de conseguir nuestro propósito es nuestra felicidad, obviamente no interesa. Y esto puedo pasar más a menudo de lo que pensamos. Ocurre a veces que cuando empezamos a perseguir nuestro propósito no tenemos toda la información disponible en ese momento y nos resulta difícil evaluar realmente el costo del mismo.

Por esto debemos ser flexibles, saber retirarnos a tiempo, pero sobre todo tener bien claro cuál es nuestro verdadero propósito y a cambio de que queremos conseguirlo.

No se tu, pero yo no estoy dispuesto a sacrificar mi paz y mi felicidad en pos de ningún propósito. De hecho como habrás podido intuir, en mi caso en concreto mi propósito es alcanzar las máximas cotas de paz y felicidad posibles, y ahora estoy intentando averiguar la mejor manera de hacerlo. Este es mi principal propósito y ningún otro.

Si te digo la verdad no concibo ningún otro propósito superior a este, pero sí que entiendo que cada uno está en su proceso. Entiendo que haya gente que las palabra paz o felicidad le parezcan conceptos abstractos, o de la “new age” o de bobalicones emporraos y tipos raros. Está bien, estos tendrán otros propósitos, pero de alguna manera u otra, tarde o temprano querrán tan solo estar en paz y ser plenamente felices. Aunque si es cierto que cada uno es feliz a su manera y este camino a la felicidad es lo que debemos encontrar.

Cuando las cosas se ponen más difíciles de lo esperado, no nos queda otra que hacer caso de nuestra intuición y saber si de hemos esperar, continuar, descansar o abandonar. La opción del abandono no es en absoluto implanteable. Quizás no sea el momento, quizás no sea la manera, quizás no sea el verdadero propósito, en esta vida no hay mas drama que el que nosotros queramos hacer y si acaso, para dramas ya está la muerte. Y tampoco.

Hay batallas que parece que llegado un punto no se pueden ganar. A este respecto y hablando de batallas hay un libro que seguro habrás oído mencionar, el Sunt Zuo "Libro del arte de la guerra", atribuido a un general de los ejércitos de china de hace unos miles de años. Ahora está muy de moda, porque sus enseñanzas parece ser que no son solo aplicables al mundo de las guerras entre ejércitos si no al mundo nuestro de cada día. Te lo recomiendo.

Aun así, no creo que conseguir nuestros sueños sea una guerra contra nadie excepto contra nosotros mismos, nuestros miedos, nuestras inseguridades, nuestras prisas y nuestras falsas creencias. Ya dije, y como yo muchos otros antes que yo, que tu principal enemigo eres tú mismo.

Cuando empieces a no verle sentido a la lucha, cuando empieces a no sentir ilusión por la victoria o por el logro de tus sueños, será un buen momento para replantearse el objetivo a perseguir. No pasa nada. Es normal. La única manera de saber si algo no es nuestro propósito es ir tras él y darnos cuenta en algun momento que no es lo que queremos. Yo no conozco, a día de hoy, otra manera de verlo claro.

Pero es importante no ver esta retirada como un fracaso, no lo es en absoluto. Ya he dicho que es la única manera de saber que no es eso, lo que estábamos buscando en verdad. Es la manera de descubrir que no era el camino adecuado para conseguir nuestro propósito de paz y felicidad. El fracaso no existe, lo hemos dicho aquí mil veces y no nos cansaremos de repetirlo mil veces más.

Esto me recuerda al caso que escribimos hace tiempo sobre los 1000 intentos fallidos de Thomas Edison para descubrir la luz eléctrica. ¿Tú que hubieras hecho? ¿Hubieses abandonado? Yo tengo claro que el señor Edison no tenía otra cosa que hacer que investigar e investigar y descubrir lo que descubrió, ese era su trabajo, esa era su misión. El nunca vio fracasos por ninguna parte.

Supongo que tuvo que pasar sus malos ratos pero dentro de él mismo,- estoy convencido-, su “intuición” le decía que estaba en el camino y que continuase hasta “ver la luz”. Porque aquel era su propósito, su verdadero propósito. No creo que aun no seamos conscientes, ni tu ni yo, todo lo que le debemos a su tenacidad, dedicación, y claridad de propósito. Gracias Mr. Edison.

Hay algo dentro de cada uno que nos dice cuando debemos continuar o cuando retirarnos, o cuando descansar y seguir de nuevo. Ese algo está adentro de nosotros. Esa conexión con nuestro yo más profundo es la clave de todo éxito. Es la voz que nos guía por el camino adecuado, si no tuviéramos esa voz ¿que nos haría tener un propósito u otro?, ¿a qué voz seguiríamos, hacia donde nos encaminaríamos?.

Esta voz la tenemos todos pero la mayoría la tenemos amordazada, tapada y cubierta en el fondo del armario por todos nuestros miedos, dudas, culpas y resentimientos que nos hablan a voz en grito. Así no hay manera de poder escucharla. Pues esta voz de la que te hablo, es una voz tranquila que habla en voz queda, necesita para que las escuches que acalles todas las demás voces. Llámala intuición o como quieras, pero si quieres encontrar tu verdadero propósito haz cuanto sea por conectar con ella. Todo será más fácil y feliz.

Lo dicho. Una retirada a tiempo es una victoria. No temas hacerlo cuando lo consideres oportuno, cuando esa vocecita te lo indique, cuando te des cuenta que ya no compensa como tu pensabas y cambia de objetivo. En el camino habrás aprendido mucho de ti mismo y esto es un gran tesoro y una gran victoria.

1440

lunes, 6 de julio de 2009
¿Un simple número o hay algo más?
Muchos de vosotros, al ver ese guarismo, ya sabéis por dónde van los tiros en el día de hoy, vamos a iniciar una ligera reflexión sobre ese preciado y escasísimo bien, que no tiene precio, y que se llama tiempo.
Todos los días, recibimos un maravilloso regalo formado por 1440 minutos, de los que solo podremos disfrutar una vez, ¡aquí no vale reciclar! , la ley del tiempo es irrefutable, minuto que no usas ¡a la basura! Minuto que no usemos, no volverá jamás.
Debemos entonces encontrar el equilibrio en la administración del tiempo, de nuestro preciado tiempo ¿no te estás quejando todo el día que no tienes tiempo para nada? Pues quizás sea el momento de que nos demos una vueltecita de tuerca…
Jamás debemos decir que no tenemos tiempo, se nos conceden los mismos minutos diarios que se les concedió a la Madre Teresa, Albert Einstein, Leonardo Da Vinci, Miguel Angel, Pasteur, o el padre Ferrer.
Deberíamos intentar “vender” la mayor parte del tiempo que podamos a cambio de satisfacción, ese sería su “canje” ideal. ¿por qué crees que canjeaba su tiempo Miguel Angel, mientras se colgaba de la Capilla Sixtina? Por satisfacción por felicidad, y claro así tuvo el éxito que tuvo… y todos y cada uno de los anteriormente ¡¡hicieron exactamente lo mismo!!
Debemos recordar que las tareas o actividades importantes son aquellas que están enfocadas y encaminadas a la realización de nuestros objetivos, luego debemos dar absoluta prioridad a los minutos disfrutados en esas actividades.
Como ves cuando se trata de nuestro leitmotiv, de nuestro sueño dorado, digo disfrutados, y no gastados o invertidos, pues en ellos lo único que vamos a conseguir es divertirnos, apasionarnos… diría gastados si se usan delante de un televisor, y posiblemente invertidos si se trata de una actividad de la cual no podemos escapar, como por ejemplo trabajar, hacer chapuzas en casa, comer – ¡eh! Que en este caso también se pueden disfrutar – e incluso dormir.
1440 minutos ¿te parecen muchos? Parezcan los que nos parezcan, son inamovibles, pero si podemos intentar aprovecharlos optimizando nuestro tiempo al máximo. Si nos enfocamos a intentar ser mejor, creciendo cada día y superándonos, empezaremos a descubrir que mejorará nuestra gestión del tiempo, seremos más efectivos.
La prisa el ajetreo son una constante en nuestro quehacer diario, pero ¿sabes que significan 15 minutos? El 1,04% del tiempo del que disponemos diariamente para nosotros
Le dedicamos tiempo a nuestro jefe, a nuestra mujer, hijos, clientes, vecinos, extraños, a la televisión, al gimnasio, a la radio, al ordenador, al periódico, al partido de futbol ¡a tocarnos las narices! y … ¿no podemos dedicarnos diariamente 15 minutejos a nosotros mismos? ¿A qué? Pues a reflexionar, a planificar, a pensar, a meditar a modificar nuestras actitudes… ¡a tantas cosas! ¡Hagámoslo!
Para finalizar, sin ser pesado, y dado que dicen que una imagen vale más que mil palabras, te dejo con un anuncio de mercedes Benz que trata sobre el tema… ¡Que tengas buen día!

Como reconocer al homo exitosus

jueves, 2 de julio de 2009
Reconocer a un homo exitosus o humano de éxito no es difícil. Solo tenemos que estar atentos. Puedes verlos por la ciudad y en el campo. Mantente alerta ya que son muchos más de los que nos pensamos. Salen de noche y de día, aquí y allá, se mezclan entre nosotros queriendo pasar desapercibidos, pues no se vanaglorian ni alardean de su condición.

Por regla general el homos exitosus actúa de la siguiente manera:

Sonríe a todas horas. Si no sonríe, no te confundas, aunque vaya en tronco móviles de lujo marca jaguar y vivan en chozas de 200 millones no es un homo exitosus. Solo será un humano con dinero. Ojo, no es el mismo animal aunque pudiera parecerlo.

Tiene una alta autoestima. Ojo, si son altaneros, presumidos o vanidosos, tampoco es un humano de éxito. Aun no habrán experimentado lo suficiente en la vida como para considerarse humano de éxito.

Tiene un sistema de creencias óptimo, elaborado por el mismo, que juega a su favor. Cree y confía en si mismo y en los demás. En su capacidad de conseguir sus objetivos. Cree en la bondad de sus acciones y de sus logros.

Es agradecido. Sabe que todo cuanto tiene, es gracias a muchos otros humanos que han creído y confiado en él. Humanos que le han ayudado a conseguir sus sueños. Se siente agradecido. Sabe que con un por favor y un gracias se consigue más que con ninguna otra cosa.

Es generoso y desprendido. Reconoce que lo fueron con él y él se complace compartiendo con los demás. Esto le produce una gran satisfacción y le da sentido a su vida. Ojo, no confundir con aquellos que dan esperando recibir. Estos son animales interesados y solo dan a aquellos de los que puedan obtener algo a cambio. No se puede contar con ellos. No son de fiar.

Su actitud ante la vida es siempre positiva. Donde otros ven problemas él ve oportunidades. Es inasequible al desanimo. Entiende que las cosas ocurren para su bien y no para su mal.

Está siempre presto a ayudar. Recuerda las muchas veces que le ayudaron a él y sabe que la mejor manera de ayudarse a si mismo es ayudar al prójimo. Ayudar es la gran oportunidad que les ofrece el éxito y saben aprovecharla.

Pasa rápido a la acción. Mientras otros humanos se entretienen en divagaciones varias él actúa. Cuando toman una decisión la lleva a cabo sin dilación ninguna y si se equivoca, sonríe, aprende la lección y vuelve a intentarlo sin mirar atrás. En cuanto localizan la presa va tras ella.

Es humilde. Sabe que hay algo superior a él. Que no lo puede todo solo. Que necesita ayuda, por eso no les importa pedirla y por supuesto le encanta prestarla. Sabe también que algo mas inteligente que él les ha creado, por lo que se muestra agradecido a un ser superior a él que le ayuda, le protege y le consuela.

Vive en el continuo presente. En el pasado ya estuvo y no vuelve jamás, excepto para recordar experiencias útiles para el presente. Del futuro nada le preocupa excepto que sabe que es allí donde habrá de pasar el resto de su vida. El futuro es la suma del continuo presente. Solo tiene el momento presente y esto le basta.

Tiene claro sus objetivos en la vida. Sabe lo que quiere y se mantiene enfocado en conseguirlo. Mantenerse alerta y enfocado en su presa provoca que reconozca y aproveche mejor las oportunidades que se le pueda presentar.

Es perseverante. No ceja en el empeño hasta conseguir la presa pero también sabe cuando aboandonar o cambiar de objetivo, calculando bien la relación esfuerzo beneficio. Siempre tiene en mente la pregunta que se hace en todo momento, ¿y esto para qué? Sabe bien que una retirada a tiempo a veces es la victoria. No escatima esfuerzos pero tampoco los malgasta.

Se desplaza tranquilo y confiado. Es raro ver a uno de ellos corriendo con prisa de un sitio para otro. Sabe que la presa ya es suya, ahora o mas tarde. Sabe que con prisas nada sale bien. Sabe que las prisas generan ansiedad y estrés y estos a su vez enfermedades e infelicidad, que es precisamente el objetivo contrario a conseguir.

Es altamente sociable.Vive en grupo con otros homos con quien establece lazos de estrecha amistad y colaboración. Compartiendo todo lo que tiene entre los miembros de la misma. Disfruta grandemente de estas relaciones de amistad de manera desinteresada, que son provechosas tanto en el ámbito personal como en muchas ocasiones también en el ámbito profesional.

Disfruta plenamente de sus ratos de descanso. Sabe que tan importante o más que perseguir sus objetivos es el disfrutar de sus logros. Por esto, se le ve habitualmente disfrutando de múltiples actividades de ocio al aire libre y en compañía.

Cuida de su cuerpo y su mente. Pues sabe que son sus principales herramientas de caza para conseguir sus presas. Descuidar su estado físico le impediría obtener la suficiente energía y bienestar para realizar sus múltiples tareas, por esto cuida su alimentación y practica ejercicio habitualmente. Descuidar su mente le llevaría a no controlar el alimento de sus pensamientos, creencias y actitudes de manera que estas en vez de fortalecerse se irían debilitando y acabarían controlándole a él. El cual, él sabe que sería el peor de los escenarios.

Se entrenan constantemente en la mejora de las habilidades que les son necesarias para el desarrollo exitoso de su misión. Sabe que los más jóvenes de la manada son fuertes y bien preparados. Si quiere mantener y aumentar sus logros ha de estar bien preparado para poder cazar sus presas antes que se la arrebaten los más jóvenes y fuertes, pero sin embargo menos experimentados.

Se conoce perfectamente. Conoce sus fortalezas y debilidades, sus sueños, su misión en la vida y su propósito vital. Conoce su escala de valores y hasta donde esta dispuesto a llegar para conseguir sus sueños. Sabe que tiene que explotar sus fortalezas y fortalecer sus debilidades y si fuera necesario desarrollar nuevas habilidades.

Le gusta soñar y hacer de sus sueños, realidades. Sabe que la imaginacion es una poderosa herramienta de su mente y la usa a menudo. Se visualiza a si mismo habiendo conseguido sus objetivos porque sabe que esto le ayudará a que los mismos se cumplan.

Domina su dialogo interior. Como se quiere y aprecia a si mismo se trata en consecuencia. No se cree ni mejor ni peor que nadie. Se sabe tan especial como todos los demás. Se anima a si mismo, se alienta, se apoya y se felicita. Nunca se critica, ni se juzga, ni se culpa ni se maltrata.

Evalúa los riesgos y maneja bien sus miedos. Tiene miedo pero sabe controlarlo. Sabe que el miedo paraliza y que actuar con miedo es garantía de fracaso. Una vez que evalúa los riesgos y decide atacar deja su miedo a un lado y va tras su presa.

Ya lo sabes. Mantente alerta. Si reconoces a uno pégate a él y no le sueltes. Estúdialo, imita su comportamiento y si es posible hazte su amigo.

Suerte.

Curso acelerado de autoestima

miércoles, 1 de julio de 2009


Aunque no tengamos aun muy claro que es eso del amor. Creo que todos estaremos de acuerdo que el amor verdadero, busca el bien y solo el bien para la persona amada sin pedir nada a cambio.

Me refiero a lo que entiendo por amor verdadero, cosa distinta del amor interesado o egoísta donde yo te quiero si tú me quieres, muy habitual en las relaciones de pareja y en todo en general.

Es un amor que no pide nada a cambio, tan solo sabe dar. No juzga, no culpa, todo lo acepta y solo el busca el bien, la felicidad y todo lo bueno para la persona amada.

¿Cuantos de nosotros sentimos amor verdadero por nosotros mismos? ¿Cuantos de nosotros deseamos en verdad solo lo bueno para nosotros mismos? Visto el panorama, con tanta enfermedad, tanta depresión y tanto sufrimiento no parece que nos amemos mucho a nosotros mismos. Pues de esos padecimientos tan solo nosotros somos los responsables por la falta de amor hacia nosotros mimos. En este universo no existe el vacío, si no hay amor hacia nosotros habrá lo contrario y acabaremos odiándonos y haciéndonos daño consciente o inconscientemente.

Como pretendemos decir que amamos a los demás si no somos capaces ni siquiera de aceptarnos a nosotros mismos. Como voy a darte amor si no lo tengo para mi. ¿Por qué voy a quererte a ti más que a mi mismo?. ¿Que eres tu que no sea yo para quererte más a ti que a mi? Te lo has preguntado alguna vez. Pues quizás vaya siendo hora.

¿Que diferencia hay entre tú y yo? La mayoría no nos caemos bien a nosotros mismos, porque conocemos de nuestras aparentes miserias, errores y debilidades y nos culpamos y juzgamos muy duramente. Pensamos que los demás son perfectos y no es verdad. Son exactamente igual que tú y que yo. Y están intentando hacer lo mismo que nosotros, ser feliz en esta vida. Cada uno a su manera.

Mira, en este mundo cada uno hace lo que puede, no vinimos aprendidos y precisamente de eso se trata, de aprender. ¿Pero de aprender el que? De aprender a amar al prójimo como a nosotros mismos. Pero si te fijas en la famosa frase, primero esta el amarte a ti mismo. No podrás dar jamás aquello que crees que no tienes, aunque lo tuvieras en exceso. Y este es precisamente el caso.

El amor es algo mental. Esta en la mente. Cuando amamos a alguien sentimos un vínculo especial con esa persona. ¿Qué vinculo más especial puede haber que entre tú y tú mismo? ¿No te das cuenta que la persona más importante de tú universo conocido eres tú mismo? ¿Podría pasar algo en este mundo si tú no estuvieses en el? Desde luego nada que a ti ya no te afectase si no anduvieras por aquí. ¿No? ¡Dale una vuelta a esto!

Llevas toda la vida quitándote importancia o no dándote la suficiente. Otras personas que se quitaban importancia a ellas te han tratado como se trataban a si mismas queriendo quitártela a ti también. Pero esto no tiene por que seguir siendo así. Nadie puede hacer lo que tú has venido a hacer. Sea esto lo que fuere. Tú eres una criatura tan buena como la que más. Nadie tiene poder sobre ti y tu manera de percibirte.

Cada vez que no tratas con amor, estas cometiendo un error, pero los errores se pueden corregir y siempre estamos a tiempo de corregirlos. De hecho yo creo que estamos aquí para corregirlos de una vez por todas. Haciendo la elección correcta.

Dime, ¿que ganas no amándote? Y dime, ¿Qué ganarías si te amases? La diferencia entre la dicha y la desgracia radica en esta simple elección.

Y tú me dirás ¿pero que puede hacer para amarme a mi mismo? Empieza por no juzgarte a ti mismo. Acéptate como eres, intenta cada día ser mejor, pero no te agobies con demasiada exigencia, todo lleva su tiempo. Haz aquello que te haga bien y te haga feliz, trátate con cariño y mimo. Perdona todas tus imperfecciones y tus errores, pásalas por alto, ya lo iras haciendo mejor. Céntrate solo en lo bueno. No te sientas culpable por nada. No lo eres. Hiciste lo que en ese momento supiste y pudiste hacer.

Trátate como tu bien más preciado porque eso es lo que eres.

No tienes que demostrar nada a nadie. Tal y como eres es perfecto. No eres tan solo un cuerpo. De hecho no eres un cuerpo eres mucho mas que un cuerpo. Eres una criatura capaz de pensar, sentir, reír, y amar ¿Te parece poco? No te compares con nadie, eres tan único como cualquier otro. Cada uno tiene una lección que aprender y un papel que desempeñar. Todos somos especiales, igual de especiales.

Jamás sabrás lo que es el amor, si no te amas a ti mismo. Si no eres capaz de ver en ti las cosas que si parece que fueras capaz de ver en otros. Nadie es más ni mejor que tu. Podrán ser más altos o más guapos, o aparentemente mas listos, pero eso son solo las apariencias.

Acuérdate de Teresa de Calcuta, tan poca cosa en apariencia y con tanto amor dentro de ella.

Tú no eres la imagen que te has forjado de ti mismo. Esa imagen es falsa. Tú no eres la imagen de algo. Eres ese “algo” mismo. Y ese “algo” esta fuera de todo juicio y de toda duda. Es tan grande y bueno tu “algo” como el “algo” de tu vecino del quinto y de cualquiera de nosotros.

En mi opinión nuestra misión en este mundo es ser lo mejor que podemos ser. Dejemos salir a fuera todo lo en verdad ya somos. Somos infinitamente mejores de lo que la mayoría se cree de si mismo. Aquellos que saben y creen esto son aquellos que marcan la diferencia.

Y ahora te pregunto:¿Crees lo que te he dicho o no?

Una vez más tu decides en que creer.

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com