Juzgar o no juzgar. Esta es la cuestión

viernes, 4 de junio de 2010
"Cada juicio que emites es a ti a quien juzgas"

En mi opinión todo juicio que emitimos es erróneo, por la sencilla razón de que tanto a ti como a mi, en verdad, nos es imposible el poder juzgar. Nadie en este mundo, repito, Nadie, dispone de la información ni el criterio suficiente para poder hacerlo.
¿Lo tienes tú?.

Defino juzgar como el simple, continuo y cotidiano acto de valorar, o formar juicio u opinión sobre algo o alguien, ¿te suena esto?. Es algo que nuestra mente hace constantemente sin descanso. Y es esto lo que nos consume la vida, la dicha y la paz.

Tu me dirás que eso de no juzgar es imposible, de hecho nuestras vidas en este mundo se soportan sobre el juicio que de continuo estamos emitiendo sobre todas las personas, situaciones y cosas.
En mi opinión es en esto de juzgar donde radican todos nuestros males. ¿Te sorprende lo que digo? Y no es que no debas juzgar es que no puedes.

Mira, una vez en algún lugar leí esto, a ver que te parece:

"Para poder juzgar una cosa uno tendría que ser consciente de una gama inconcebiblemente vasta de cosas pasadas, presentes y por venir.Uno tendría que reconocer de antemano todos los efectos que sus juicios podrían tener sobre todas las personas y sobre todas las cosas que de alguna manera estén involucradas en ellos. Y tendría que estar seguro de que no hay distorsión alguna en su percepción, para que sus juicios fuesen completamente justos con todos sobre los que han de recaer ahora o hayan de recaer en el futuro.
¿Quién puede hacer esto?


¿Quién, excepto en delirios de grandeza, pretendería ser capaz de todo esto? Si ni siquiera sabes quién eres ni que haces aquí.

Formar juicios no es muestra de sabiduría. La renuncia a todo juicio lo es.

Libérate pues de la absurda carga de juzgar. Toda la fealdad que vemos a nuestro alrededor es el resultado de nuestros juicios al igual que todo el dolor que contemplamos.

Ya, pero si no juzgo las cosas ,¿que hago?. Perdónarlas, déjarlas pasar.
Decide vivir tranquilo y confiado de la bondad de las cosas.
¿No te parece una mejor opción?. Esto, o agotar tu mente y tu alma con juicios vanos que no conducen a nada. Tú decides.

¿Has probado alguna vez a pasar un día sin juzgar nada ni a nadie? ¿Y aceptar las cosas, las personas y las situaciones tal y como vienen sin emitir juicio alguno al respecto?

Pues eso, que pases un lindo día.

2 comentarios:

Crisantemo Rojo dijo...

Creo que esa frase que leíste en algún lugar corresponde al "curso de milagros"... una pregunta relacionada con otro post tuyo ¿La religión católica no limita la libertad de las personas?

Enrique Miralda dijo...

a lo primero, ya sabes que si, corresponde al curso y a lo segundo como toda buena religión tambien lo hace...aunque quizás, solo quizas, algo menos que otras.

Publicar un comentario en la entrada

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com