15 consejos que te ayudarán a ser feliz

jueves, 29 de julio de 2010



La felicidad de cada persona es única y diferente de la de otras, lo que te hace feliz a ti quizás a mi no me sirva, pero existen ciertos puntos en común para todos, que nos aportarán indudables beneficios para mejorar esa felicidad interna, para estar mejor preparados en la búsqueda del éxito feliz.

Unos serán más efectivos para ti que otros, mi recomendación es que selecciones los que más se adecuan a ti, y poco a poco los introduzcas en tu vida, mejor de uno en uno, sin prisas pero sin pausa, pero por favor, ¡interiorízalos!
Comencemos:

1. ¡ Duerme !. El mayor error que cometemos es el pensar que podemos funcionar con menos horas de sueño. Debemos mantener una rutina en este aspecto, en cuanto a horas de sueño y horarios. Dormir hará más por nuestro estado de ánimo y por una actitud positiva ante la vida que cientos de masajes relajantes u  horas de gimnasio. Hagamos del  irnos a dormir un ritual, un momento mágico que sabemos nos aportará muchísima felicidad. Piensa que hay gente que sufre problemas de salud debido a la falta de sueño... y sufren.

2. Ríete a pierna suelta. El solo hecho de pensar que vas a tener un momento de felicidad o simplemente divertido elevará los niveles de endorfinas y otras hormonas inductoras de placer y se frenará la producción de las de hormonas de estrés. ¿No te encanta reírte? ¡Pues provoca esos momentos! ¡Créalos tu mismo! Recuerda momentos, imagínalos, lo que sea pero ¡ríe! ¡¡ríete de ti y del mundo!!

3. Cuida tus relaciones.  Tu presión sanguínea bajará si tienes un grupo de amistades cercanas, incluyendo padres y cónyuges. Ten presente que las personas que se sienten solos, deprimidos y aislados son de tres a cinco veces más propensas a enfermarse y morir prematuramente que aquellos que tienen sentimientos de amor y amistad con sus seres cercanos. 

4. Pon banda sonora a tu vida. ¿Sabes que la música pone en marcha la misma zona del cerebro que activa la comida o el sexo?¿ y que está comprobado que los pacientes que escuchan música en operaciones de cirugía ambulatoria tienen tasas más bajas de presión arterial que los que son operados en silencio?. Luego relájate con ella ¡La música es vida!


5. Disfruta del momento. Exprime el presente ¡vívelo! Si estás tomando un café con un ser querido, disfruta del aroma de este, de su sabor, del entorno, de la preciada compañía que tienes a tu lado, de la conversación, y ¡olvídate del teléfono!. Evita que tu cabeza fluya hacia los problemas de la oficina, del negocio… ¡disfruta  en lo que estás haciendo! 

6. Simplifica tu vida. ¿Sabías que las mayores tasas de estrés no se dan por los problemas laborales o discusiones matrimoniales? El estrés más perjudicial es provocado por todas aquellas tareas pendientes de realizar que se quedan alojadas en nuestra cabecita y nos martillean cada poco tiempo. Simplifica, ordena, limpia… y lo creas o no ¡te sentirás mejor, pues la vida será más fácil de acometer, te podrás focalizar en lo importante y no en lo accesorio que molesta ¡ un montón! (te recomiendo la lectura de un post anterior sobre el tema)

7. Respira aire puro, paladeándolo, sintiendo como entra en tus pulmones y te da vida. Para ello te recomiendo que te vayas a la montaña, al parque, que salgas al jardín, o como último caso a la terraza… pero ¡que te dé el aire! Y si esto lo combinas con algo de deporte, ¡será la bomba para tu bienestar!

8. Atrévete a decir no. Elimina las actividades que no son necesarias y con las que no disfrutas, ¡ya verás cómo el mundo sigue girando sin ellas! Nadie es imprescindible, ni tú, ni tú jefe ni nadie… Diciendo no a ciertas cosas o actividades, te sentirás mejor - “¡menudo peso me he quitado de encima” – además de ir conformando tu personalidad.

9. ¡Organiza tu mente!  Haz una lista con todo lo que llevas en la cabeza, pierde algún tiempo en planificar, en organizar tus pensamientos, te librará de ansiedad. En la era que vivimos deberías usar una agenda electrónica y de esta forma aumentar la capacidad de tu “disco duro”, ese que alojas justo encima de los hombros.

10. Encuentra tu santuario secreto y pasa tiempo a solas. Hay momentos que necesitas un descanso del frenético ritmo del mundo de hoy. Busca un lugar tranquilo cerca de su casa y conviértela en tu escapada secreta, donde puedas estar contigo mismo, donde te aísles de todo y de todos, donde medites, donde reces o reflexiones acerca de todo lo que te acontece y de lo que se te viene encima. Se necesita tiempo a solas para recargar pilas y reflexionar.

11. ¡Focalízate! .Haz una cosa a la vez, las personas “multitareas” son más propensos a tener presión arterial alta. No conduzcas hablando por teléfono, no contestes el email mientras hablas por teléfono… Un momento ¿No aparece el teléfono por todas partes? ¡Olvídate de él! ¡”Castígalo” a una determinada franja horaria”! Permíteme un consejo, a mi me suena solo una vez, si lo oigo bien y si no pues ¡también! Y entre tú y yo… ¡el mundo no se ha hundido!

12. ¡Desconecta! Olvídate de la tele, la radio, e internet por algún tiempo, verás que esquivas con habilidad las malas noticias, las páginas de sucesos y ¡no pasa nada! Intenta hacer la prueba al menos durante una semana y verás que puedes hacer muchas otras cosas que te encantan y que te aportan positivismo.

13. Dedícate a los demás. Las personas felices son más proclives a ayudar a los demás, y ayudar a otros aumenta su felicidad. Un estudio reflejó que el trabajo de voluntario en alguna asociación, mejora tu bienestar: incrementa la felicidad, la sensación de satisfacción y control sobre tu vida, la autoestima, la salud física y aleja la depresión.

14. Cuida tu alma. ¿Sabes que según diversos estudios las personas espirituales o religiosas son más felices y resilientes ante las crisis? La fe da sentido a la vida,  y tener un propósito también por lo que cultiva tus creencias, tu espiritualidad – que no quiere decir en sentido estricto tu religiosidad, - se puede ser espiritual o religioso, o ambas cosas - y aumentarás tu felicidad.

15. Repasa lo bueno que tienes en tu vida. Busca los aspectos positivos que figuran en tu “mochila vital”, bien sea salud, amigos, educación… ¡lo que sea! Y experimentarás una mejora de tu bienestar interno… y da gracias, ¡a quien sea!

Espero haberte ayudado, al menos un poquito…

¡Que tengas buen día! 

1 comentarios:

Javier dijo...

Si asi es.

cuano haces lo que te gusta y te focalizas vives intuitivamente

necesitas un rato intuitivo cada dia

cuando eres intuitivo eres invencible

Publicar un comentario en la entrada

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com