Nadie nace con suerte (dijo Richard Wiseman)

domingo, 31 de enero de 2010

Quizás no hayas oído hablar del científico Richard Wiseman, pero te podría decir que es de todos menos un estudioso convencional, ya que por ejemplo, antes de doctorarse en psicología por la Universidad de Edimburgo, fue mago, lo que da muestras de su versatilidad.





Entre sus estudios tiene uno dedicado a la dinámica de la fortuna y su fuerza para transformar nuestras vidas, u otro como afecta la importancia del apellido en decisiones como la profesión o lugar en el que deseamos vivir… temas estos , que estarás conmigo podemos calificar de al menos… ¿diferentes?






Detrás de este científico se esconde un estudioso del éxito, que recomienda entre otras cosas para revertir una mala racha, fomentar el pensamiento optimista, llevar un estilo de vida que favorezca que sucedan cosas positivas, flexibilidad ante la vida, mantenerse atento a las oportunidades que se nos acercan, no repetir el sitio de vacaciones, aprender técnicas de relajación, combatir los sentimientos negativos, fomentar las relaciones con tus amigos y ampliarlas, y mostrar una buena imagen junto con un lenguaje no verbal cautivador…






El tema concreto por el que hoy quería hablar de él, es que efectuó un estudio sobre la consecución de metas sobre una nuestra 5000 voluntarios, descubriendo que apenas el 10% de estos las conseguía. ¡Buf! No parece mucho ¿verdad?






Llegado a este punto le interesó saber que era lo que diferenciaba al triunfador, del resto, y estas son sus 5 conclusiones que se repetían en un alto porcentaje entre los triunfadores:
Dividen las metas en etapas, claramente temporalizadas y especificadas. De esta forma consiguen reducir el miedo a los grandes proyectos, a los cambios vitales.

  1. Cada etapa alcanzada se recompensa con un pequeño premio ¡hay que disfrutar del camino! 
  2. Cuentan sus planes a familiares y amigos, de esta formas se comprometen mucho más al haberlo dicho en público. 
  3. Recuerdan regularmente los beneficios que obtendrán si alcanzan el objetivo, de una manera realista y motivadora. 
  4. Plasman las propuestas de forma concreta, en un diario, con dibujos y gráficos. Las tienen siempre a mano, para visualizarlas y vivirlas. 
  5. Podríamos decir que ya tenemos el mapa del tesoro, sabemos lo que hay que hacer, con datos basados en la experiencia, ahorrándonos el tiempo invertidos por estos para conseguir el triunfo… ¡qué más podemos pedir! Cojamos la pala y el pico y ¡a cavar! ¡Que sabemos dónde está el tesoro! 
Debemos trabajar nuestra suerte, no es cuestión de azar, el camino hacia el éxito es complicado, pero tenemos herramientas que nos pueden ayudar, ya que nadie nace con suerte, sino que se la va creando poco a poco , con tesón y perseverancia… cavando y cavando … ¿quién dijo que fuera fácil?

La física moderna dice.....

sábado, 30 de enero de 2010

Hace unos días mi amiga Natalia me envió esto.


La física moderna dice “tú si puedes”


Durante décadas, los poderes de la mente han sido cuestiones asociadas al mundo “esotérico”, cosas de locos. La mayor parte de la gente desconoce que la mecánica cuántica, es decir, el modelo teórico y práctico dominante hoy día en el ámbito de la ciencia, ha demostrado la interrelación entre el pensamiento y la realidad. Que cuando creemos que podemos, en realidad, podemos.


Sorprendentes experimentos en los laboratorios más adelantados del mundo corroboran esta creencia.


El estudio sobre el cerebro ha avanzado mucho en las últimas décadas mediante las “tomografías”. Conectando electrodos a este órgano, se determina donde se produce cada una de las actividades de la mente. La fórmula es bien sencilla: se mide la actividad eléctrica mientras se produce una actividad mental, ya sea racional, como emocional, espiritual o sentimental y así se sabe a qué área corresponde esa facultad.


Estos experimentos en neurología han comprobado algo aparentemente descabellado: cuando vemos un determinado objeto aparece actividad en ciertas partes de nuestro cerebro… pero cuando se exhorta al sujeto a que cierre los ojos y lo imagine, la actividad cerebral es ¡idéntica! Entonces, si el cerebro refleja la misma actividad cuando “ve” que cuando “siente”, llega la gran pregunta: ¿cuál es la Realidad?


“La solución es que el cerebro no hace diferencias entre lo que ve y lo que imagina porque las mismas redes neuronales están implicadas; para el cerebro, es tan real lo que ve como lo que siente”, afirma el bioquímico y doctor en medicina quiropráctica, Joe Dispenza en el libro “¿y tú qué sabes?”. En otras palabras, que fabricamos nuestra realidad desde la forma en que procesamos nuestras experiencias, es decir, mediante nuestras emociones.


La farmacia del cerebro


En un pequeño órgano llamado hipotálamo se fabrican las respuestas emocionales. Allí, en nuestro cerebro, se encuentra la mayor farmacia que existe, donde se crean unas partículas llamadas “péptidos”, pequeñas secuencias de aminoácidos que, combinadas, crean las neurohormonas o neuropéptidos. Ellas son las responsables de las emociones que sentimos diariamente. Según John Hagelin, profesor de física y director del Instituto para la ciencia, la tecnología y la política pública de la Universidad Maharishi, dedicado al desarrollo de teorías del campo unificado cuántico: “hay química para la rabia, para la felicidad, para el sufrimiento, la envidia…”


En el momento en que sentimos una determinada emoción, el hipotálamo descarga esos péptidos, liberándolos a través de la glándula pituitaria hasta la sangre, que conectará con las células que tienen esos receptores en el exterior. El cerebro actúa como una tormenta que descarga los pensamientos a través de la fisura sináptica. Nadie ha visto nunca un pensamiento, ni siquiera en los más avanzados laboratorios, pero lo que sí se ve es la tormenta eléctrica que provoca cada mentalismo, conectando las neuronas a través de las “fisuras sinápticas”.


Cada célula tiene miles de receptores rodeando su superficie, como abriéndose a esas experiencias emocionales. Candance Pert, poseedora de patentes sobre péptidos modificados y profesora en la universidad de medicina de Georgetown, lo explica así: “Cada célula es un pequeño hogar de conciencia. Una entrada de un neuropéptido en una célula equivale a una descarga de bioquímicos que pueden llegar a modificar el núcleo de la célula”.


Nuestro cerebro crea estos neuropéptidos y nuestras células son las que se acostumbran a “recibir” cada una de las emociones: ira, angustia, alegría, envidia, generosidad, pesimismo, optimismo… Al acostumbrarse a ellas, se crean hábitos de pensamiento. A través de los millones de terminaciones sinápticas, nuestro cerebro está continuamente recreándose; un pensamiento o emoción crea una nueva conexión, que se refuerza cuando pensamos o sentimos “algo” en repetidas ocasiones. Así es como una persona asocia una determinada situación con una emoción: una mala experiencia en un ascensor, como quedarse encerrado, puede hacer que el objeto “ascensor” se asocie al temor a quedarse encerrado. Si no se interrumpe esa asociación, nuestro cerebro podría relacionar ese pensamiento-objeto con esa emoción y reforzar esa conexión, conocida en el ámbito de la psicología como “fobia” o “miedo”.


Todos los hábitos y adicciones operan con la misma mecánica. Un miedo (a no dormir, a hablar en público, a enamorarse) puede hacer que recurramos a una pastilla, una droga o un tipo de pensamiento nocivo. El objetivo inconsciente es “engañar” a nuestras células con otra emoción diferente, generalmente, algo que nos excite, “distrayéndonos” del miedo. De esta manera, cada vez que volvamos a esa situación, el miedo nos conectará, inevitablemente, con la “solución”, es decir, con la adicción. Detrás de cada adicción (drogas, personas, bebida, juego, sexo, televisión) hay pues un miedo insertado en la memoria celular.


La buena noticia es que, en cuanto rompemos ese círculo vicioso, en cuanto quebramos esa conexión, el cerebro crea otro puente entre neuronas que es el “pasaje a la liberación”. Porque, como ha demostrado el Instituto Tecnológico de Massachussets en sus investigaciones con lamas budistas en estado de meditación, nuestro cerebro está permanentemente rehaciéndose, incluso, en la ancianidad. Por ello, se puede desaprender y reaprender nuevas formas de vivir las emociones.


Mente creadora


Los experimentos en el campo de las partículas elementales han llevado a los científicos a reconocer que la mente es capaz de crear. En palabras de Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, el comportamiento de las micropartículas cambia dependiendo de lo que hace el observador: “cuando el observador mira, se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula”. Ello quiere decir que las expectativas del observador influyen en la Realidad de los laboratorios… y cada uno de nosotros está compuestos de millones de átomos.


Traducido al ámbito de la vida diaria, esto nos llevaría a que nuestra Realidad es, hasta cierto punto, producto de nuestras propias expectativas. Si una partícula (la mínima parte de materia que nos compone) puede comportarse como materia o como onda… Nosotros podemos hacer lo mismo.


La realidad molecular


Los sorprendentes experimentos del científico japonés Masaru Emoto con las moléculas de agua han abierto una increíble puerta a la posibilidad de que nuestra mente sea capaz de crear la Realidad. “Armado” de un potente microscopio electrónico con una diminuta cámara, Emoto fotografió las moléculas procedentes de aguas contaminadas y de manantial. Las metió en una cámara frigorífica para que se helaran y así, consiguió fotografiarlas. Lo que encontró fue que las aguas puras creaban cristales de una belleza inconmensurable, mientras que las sucias, sólo provocaban caos. Más tarde, procedió a colocar palabras como “Amor” o “Te odio”, encontrando un efecto similar: el amor provocaba formas moleculares bellas mientras que el odio, generaba caos.


Por último, probó a colocar música relajante, música folk y música thrash metal, con el resultado del caos que se pudieron ver en las fotografías.


La explicación biológica a este fenómeno es que los átomos que componen las moléculas (en este caso, los dos pequeños de Hidrógeno y uno grande de Oxígeno) se pueden ordenar de diferentes maneras: armoniosa o caóticamente. Si tenemos en cuenta que el 80% de nuestro cuerpo es agua, entenderemos cómo nuestras emociones, nuestras palabras y hasta la música que escuchamos, influyen en que nuestra realidad sea más o menos armoniosa. Nuestra estructura interna está reaccionando a todos los estímulos exteriores, reorganizando los átomos de las moléculas.


El valioso vacío atómico


Aunque ya los filósofos griegos especularon con su existencia, el átomo es una realidad científica desde principios de siglo XX. La física atómica dio paso a la teoría de la relatividad y de ahí, a la física cuántica. En las escuelas de todo el mundo se enseña hoy día que el átomo está compuesto de partículas de signo positivo (protones) y neutras (neutrones) en su núcleo y de signo negativo (electrones) girando a su alrededor. Su organización recuerda extraordinariamente a la del Universo, unos electrones (planetas) girando alrededor de un sol o núcleo (protones y neutrones). Lo que la mayoría desconocíamos es que la materia de la que se componen los átomos es prácticamente inexistente. En palabras de William Tyler, profesor emérito de ingeniería y ciencia de la materia en la universidad de Stanford, “la materia no es estática y predecible. Dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un lugar insignificante: el resto es vacío”.


En otras palabras, que el átomo no es una realidad terminada sino mucho más maleable de lo que pensábamos. El físico Amit Goswani es rotundo: “Heinsenberg, el codescubridor de la mecánica cuántica, fue muy claro al respecto; los átomos no son cosas, son TENDENCIAS. Así que, en lugar de pensar en átomos como cosas, tienes que pensar en posibilidades, posibilidades de la consciencia. La física cuántica solo calcula posibilidades, así que la pregunta viene rápidamente a nuestras mentes, ¿quién elige de entre esas posibilidades para que se produzca mi experiencia actual? La respuesta de la física cuántica es rotunda: La conciencia está envuelta, el observador no puede ser ignorado”.


¿Qué realidad prefieres?


El ya famoso experimento con la molécula de fullerano del doctor Anton Zeillinger, en la Universidad de Viena, testificó que los átomos de la molécula de fullerano (estructura atómica que tiene 60 átomos de cárbón) eran capaces de pasar por dos agujeros simultáneamente. Este experimento “de ciencia ficción” se realiza hoy día con normalidad en laboratorios de todo el mundo con partículas que han llegado a ser fotografiadas. La realidad de la bilocación, es decir, que “algo” pueda estar en dos lugares al mismo tiempo, es algo ya de dominio público, al menos en el ámbito de la ciencia más innovadora. Jeffrey Satinover, ex presidente de la fundación Jung de la universidad de Harvard y autor de libros como “El cerebro cuántico” y “El ser vacío”, lo explica así: “ahora mismo, puedes ver en numerosos laboratorios de Estados Unidos, objetos suficientemente grandes para el ojo humano, que están en dos lugares al mismo tiempo, e incluso se les puede sacar fotografías.


Yo creo que mucha gente pensará que los científicos nos hemos vuelto locos, pero la realidad es así, y es algo que todavía no podemos explicar”.


Quizás porque algunos piensen que la gente “de a pie” no va a comprender estos experimentos, los científicos todavía no han conseguido alertar a la población de las magníficas implicaciones que eso conlleva para nuestras vidas, aunque las teorías anejas sí forman parte ya del dominio de la ciencia divulgativa.


Seguramente la teoría de los universos paralelos, origen de la de la “superposición cuántica”, es la que ha conseguido llegar mejor al gran público. Lo que viene a decir es que la Realidad es un número “n” de ondas que conviven en el espacio-tiempo como posibilidades, hasta que UNA se convierte en Real: eso será lo que vivimos. Somos nosotros quienes nos ocupamos, con nuestras elecciones y, sobre todo, con nuestros pensamientos (“yo sí puedo”, “yo no puedo”) de encerrarnos en una realidad limitada y negativa o en la consecución de aquellas cosas que soñamos. En otras palabras, la física moderna nos dice que podemos alcanzar todo aquello que ansiamos (dentro de ese abanico de posibilidades-ondas, claro).


En realidad, los descubrimientos de la física cuántica vienen siendo experimentados por seres humanos desde hace milenios, concretamente, en el ámbito de la espiritualidad. Según el investigador de los manuscritos del Mar Muerto, Greg Braden, los antiguos esenios (la comunidad espiritual a la que, dicen, perteneció Jesucristo) tenían una manera de orar muy diferente a la actual.


En su libro “El efecto Isaías: descodificando la perdida ciencia de al oración y la plegaria”, Braden asegura que su manera de rezar era muy diferente a la que los cristianos adoptarían. En lugar de pedir a Dios “algo”, los esenios visualizaban que aquello que pedían ya se había cumplido, una técnica calcada de la que hoy se utiliza en el deporte de alta competición, sin ir más lejos.


Seguramente, muchos han visto en los campeonatos de atletismo cómo los saltadores de altura o pértiga realizan ejercicios de simulación del salto: interiormente se visualizan a sí mismos, ni más ni menos que realizando la proeza. Esta técnica procede del ámbito de la psicología deportiva, que ha desarrollado técnicas a su vez recogidas del acervo de las filosofías orientales. La moderna Programación Neurolingüística, usada en el ámbito de la publicidad, las relaciones públicas y de la empresa en general, coincide en recurrir al tiempo presente y a la afirmación como vehículo para la consecución de los logros.


La palabra sería un paso más adelante en la creación de la Realidad, por lo que tenemos que tener cuidado con aquello que decimos pues, de alguna manera, estamos atrayendo esa realidad.


La búsqueda científica del alma


En las últimas décadas, los experimentos en el campo de la neurología han ido encaminados a encontrar donde reside la conciencia. Fred Alan Wolf, doctor en física por la universidad UCLA, filósofo, conferenciante y escritor lo explica así en “¿Y tú qué sabes?” de la que se espera la segunda parte en pocos meses: “Los científicos hemos tratado de encontrar al observador, de encontrar la respuesta a quién está al mando del cerebro: sí, hemos ido a cada uno de los escondrijos del cerebro a encontrar el observador y no lo hemos hallado; no hemos encontrado a nadie dentro del cerebro, nadie en las regiones corticales del cerebro pero todos tenemos esa sensacion de ser el observador”. En palabras de este científico, las puertas para la existencia del alma están abiertas de par en par: “Sabemos lo que el observador hace pero no sabemos quién o qué cosa es el observador”.


Hoy recuperadas por la física cuántica, muchas de estas afirmaciones eran conocidas en la Antigüedad, como en el caso del “Catecismo de la química superior”, de Karl von Eckartshausen.


Cuadro 1 Nuestro cerebro: un ordenador que procesa información


A cada segundo, en una vida como la moderna llena de estímulos: nos bombardean enormes cantidades de información. El cerebro solo procesa una mínima cantidad de ella: 400 mil millones de bits de información por segundo. Los estudios científicos han demostrado que sólo somos conscientes de 2.000 mil de esos bits, referidos al medio ambiente, el tiempo y nuestro cuerpo. Así pues, lo que consideramos la Realidad, es decir, aquello que vivimos, es sólo una mínima parte de lo que en realidad está ocurriendo. ¿Cómo se filtra toda esa información?

A través de nuestras creencias: El modelo de lo que creemos acerca del mundo, se construye desde lo que sentimos en nuestro interior y de nuestras ideas. Cada información que recibimos del exterior se procesa desde las experiencias que hemos tenido y nuestra respuesta emocional procede de estas memorias. Por eso, los malos recuerdos nos impulsan a caer en los mismos errores.


Cuadro 2: Cómo romper con esos malos hábitos del pensamiento


El cerebro crea esas redes a partir de la memoria: ideas, sentimientos, emociones. Cada asociación de ideas o hechos, incuba un pensamiento o recuerdo en forma de conexión neuronal, que desemboca en recuerdos por medio de la memoria asociativa. A una sensación o emoción similar, reaparecerá ese recuerdo en forma de idea o pensamiento. Hay gente que conecta “amor” con “decepción” o “engaño”, así que cuando vaya a sentir amor, la red neuronal conectará con la emoción correspondiente a cómo se sintió la última vez que lo sintió: ira, dolor, rabia, etc. Según Joe Dispenza “si practicamos una determinada respuesta emocional, esa conexión sináptica se refuerza y se refuerza. Cuando aprendemos a “observar” nuestras reacciones y no actuamos de manera automática, ese modelo se rompe”. Así pues, aprender a “ver” esas asociaciones es la mejor manera de evitar que se repitan: la llave es la consciencia.


Cuadro 3: La mecánica de la erección


La mejor metáfora del pensamiento creador es el miembro masculino. Una sola fantasía sexual, es decir, un pensamiento erótico, es capaz de producir una erección, con toda la variedad de glándulas endocrinas y hormonas que participan en ello. Nada hay fuera de la mente del hombre pero, sin embargo, se produce un torbellino hormonal que desemboca en un hecho físico palpable. En el lado femenino, también el poder del pensamiento asociado al erotismo se convierte a menudo en hechos físicos, demostrando la capacidad del pensamiento para crear situaciones placenteras… o adictivas.


Los más firmes defensores del poder de la visualización llegan a proponer que se puede obtener a través de ella casi todo lo que deseamos.




Sobre la falta de autoestima

jueves, 28 de enero de 2010

Es sorprendente lo poco que se quieren algunos y algunas. Parecen ser sus peores enemigos. Solo les falta autobofetearse en público, tirarse de los pelos y patearse el culo. Y lo harían, si no fuera por una mera cuestión anatómica.

Parece que les pesara la misma alma. Alma en pena que arrastran esperando a que la vida les abofetee de nuevo para darse la razón a si mismos sobre lo desgraciados que son.

Que curioso. Parece que nada que les digas les sirve. No quieren escuchar nada que no reafirme lo miserables y desventurados que son. Se gustan así. ¿Será esto posible?

Es que soy gordo, calvo, sin estudios, mi madre me llamaba imbécil, soy feo del carajo, narizon y bizco......ya. ¿Y?

Siempre que hablo de esto recuerdo a Danny de Vito, un actor americano de 148 cm y 80 kilos o de Dustin hoffman, un tio narizon y extraño......rodeados de dinero y reconocimiento.

La autoestima como todo en esta vida es una decisión personal. O eliges quererte o despreciarte.

Es obvio que si te identificas exclusivamente con un cuerpo, obviando tu mente y tu corazón, si crees a pies juntillas lo que otros digan de ti en vez de lo que tú te dices a ti mismo y si grabas y recreas constantemente en tu mente los errores y ridículos del pasado, estás sin duda condenado a maltratarte a ti mismo sin piedad hasta el final de tus días. ¿No te da penita tratarte asi? Ni a tu peor enemigo le tratarías así.

Ya hemos hablado aquí de la importancia del dialogo interior que mantenemos cada uno consigo mismo. Cambia de diálogo. Esto es todo.

Aquello que no te guste en ti, si lo puedes cambiar, cambialo y si no puedes olvídalo. Todos tenemos en nuestro interior la misma esencia, lo que parece diferente, lo que parece que nos separa, es el envoltorio y nuestra respuesta a las circunstancias vitales del pasado.

Cada día, cada instante es una nueva oportunidad para mantener la firme determinacion de no arrastrar más por el fango nuestras almas en pena, de mirar de frente al mundo, de sonrier a la vida sin esperar a que nos la devuelva, de dejar de hacernos daño, de tratarnos con cariño.

Cuando te mires al espejo no veas solo un cuerpo, sea como sea es tan solo eso, un cuerpo. No veas un pasado, ve un alma con un corazón vivo, rojo y brillante, ve un presente y un futuro que tú decidas.

Descubre en ti el ser capaz de amar y compartir que en verdad eres . Tú lo sabes bien. Tendrás que soltar lastre, sin duda. Fuera resentimientos, culpas, miedos y miles de pensamientos negativos a los que has dado cancha y demás pesados fardos que han estado ocultando allá abajo muy en el fondo, todo lo bueno que tú eres y está en ti. Perdona todo lo que pensaste que te hizo daño. Pásalo por alto. Descártalo. Perdónate a ti mismo y a todo lo que pensaste y te hizo daño. Esto es lo que te impide vivir.

Tú y yo somos en verdad y en esencia la misma cosa. Lo que mueve el mundo no son los cuerpos ni las circunstancias si no lo que hacemos con los cuerpos y con las circunstancias.

Cuando te veas presto a lamentarte y flagelarte dite a ti mismo que no, que ya no más. Que se acabó tanto miedo y tanto pesar.

¿Por el Amor de Dios cuanto tiempo más vas demorarte en decidir ser feliz?


¿Preocupado? 2ª parte

miércoles, 27 de enero de 2010
Uno de los mayores frenos al éxito y a toda cosa buena en esta vida, es estar preocupado. Si te das cuenta la propia palabra lo dice, estar preocupado es lo que haces antes de estar ocupado o ponerte a ello. ¿Que se puede hacer antes de ponerse uno a hacer? Ojo, no confundamos preocuparse con planificar, esto último ya es ocuparse.

El proceso de estar preocupado es muy curioso. La gente preocupada es la que menos ocupada está, pues estar preocupado les lleva la mayor parte de su tiempo, de manera que se quedan en el "pre" sin pasar al ocupado.

De que sirve estar preocupado. Es curioso como estar preocupado tiene una clara connotación negativa, nadie esta positivamente preocupado, pues si así fuera no lo estaría, se limitaria a esperar a ocuparse. El hombre preocupado es hombre negativo y temeroso por norma. Estar preocupado supone prepararse para el peor resultado de la ocupación, y obviamente si encaras un acción desde el negativismo, casi seria mejor que no la iniciaras y te estuvieras quieto.

El miedo no trae nada bueno. Los iguales se atraen y el miedo atrae miedo, y si entendemos que aquello que pensamos es lo que atraemos, encarar una situación preocupado es ayudar a que las cosas salgan como efectivamente nos temíamos.

Estar preocupado es no confiar en nosotros, en nuestras capacidades, y el que no confía en si mismo compra papeletas para no salir victorioso de ningún envite.

El run run mental de la preocupación te impide encarar la ocupación con la mente despejada y resuelta al éxito. A la gente de éxito no le gusta la gente preocupada, porque preocupada es sinónimo de pesimista, porque si no estas esperando nada malo , ¿por qué te preocupas?

Mi buen amigo Enrique siempre dice: "si el problema tiene solución, ¿por qué te preocupas? y si no la tiene, ¿por qué te preocupas?.

Moraleja, tenga o no tenga solución , la ocupación de preocuparse, lo mires como lo mires, no tiene utilidad ninguna, y aquello que no es útil, tan solo estorba.

Agobiarse y estar preocupado para mi son sinónimos. Si puedes con ello, ¿por qué te agobias? y si no puedes, ¿por qué te agobias?

Si puedes, ponte a ello y si no, no lo hagas. Ya está.

Ojito con el dialogo interior de cada uno, si te hablas negativamente ese es el resultado que tendrás. Como siempre al final todo en esta vida es una cuestión de elección. Tu decides que hacer. Para una cosa u otra, tendrás partidiarios. Es curioso lo hábiles e ingeniosos que pueden ser los del lado negativo. Lo que te hace bien es útil y lo que no es inútil. Haz solo aquellas cosas que te hagan sentir bien, porque si es así, eso que hayas hecho o pensado, sirve, si no, simplemente estorba y lo malo de todo, es que lo que estorba, impide ser feliz. Al final, se trata de eso, ¿verdad?

A ti, que me lees algo escéptico te pido una sola cosa. Que me digas una sola cosa buena que produzca el estar preocupado. A parte claro está del estres, la ansiedad, bloqueo, insomnio, bajada de defensas, enfermedad, infartos, calvicie, mala leche, etc.......

Uno de los sitios donde esta bien visto estar preocupado es en el entorno laboral. Donde preocuparse es sinónimo de implicado en el proyecto. A algunos jefes les gusta un montón. Creeme que si por el hecho de estar preocupado aumentasen mis ventas tan solo un miserable 0,00001%, lo estaría. Pero yo solo conozco una manera de aumentar mi cifra de ventas y es pasar a la acción y ocuparme en hacer todo aquello que me ayude a vender. ¿No crees?

Pero eso sí, si al final te has decidido por dejar de preocuparte y centrarte en pasar a la acción prepárate para empezar a no ser bien visto por la masa. A ellos les gusta estar preocupados y si tu no lo estás, desconfían. A los tristes les molestan los felices. A los que se flagelan no contentos con fastidiarse a si mismos les fastidia también que no se fastidien los demás.

Confía en tu capacidad de acción y no de preocupación, ponte manos a la obra, ante los problemas ocúpate y si no hay nada que hacer, olvídalo. Descártalo.

Todo está en tu mente. No lo olvides.

Dejar huella en la vida

En la película "Gladiator" clamaba su protagonista Máximus Decimus Meridius:

"Lo que hacemos en la vida tiene eco en la eternidad"

Quizás esta frase pueda parecer grandilocuente, pero de una forma u otra debemos reflexionar acerca de ella ¿te animas?

Han pasado por este mundo individuos que han dejado huellas dolorosas por donde pasaron, había que pasar a la posteridad a cualquier precio y ¡vaya si lo consiguieron!, pero ¿a qué precio? Todos tenemos nombres históricos y algunos más cercanos en nuestra cabeza, que nos gustaría olvidar… si, esta es una forma de hacerlo, pero no debe ser el estilo de un navegante en búsqueda del éxito feliz.

No se trata de conquistar continentes, sino ser auténticos en lo que hagamos. Todos tenemos la capacidad para realizar una aportación significativa a este mundo y quizás sea esta la forma de buscar nuestro propósito vital. Debemos trazarnos un plan.

Una forma de conseguir ese propósito vital es la de pensar como nos gustaría que fuésemos recordados. Stephen Covey en su libro los "7 habitos de la gente altamente efectiva" proponía un siniestro pero ilustrativo ejercicio que consiste en visualizar nuestro propio entierro, en el cual están invitados a hablar recordándote, un familiar, tú padre por ejemplo, un amigo intimo y un compañero de trabajo. Piensa que te gustaría que dijesen de ti, sin miedo, con sinceridad.

Lo que se intenta es recapacitar y ver cómo nos comportamos en la realidad y como nos gustaría actuar en realidad. Por ejemplo, como hijo actúas de una determinada forma, pero te gustaría realmente actuar de otra bien distinta.

Hay gente con un altísimo potencial dentro de sí que pasan por la vida "de puntillas", quizás porque no se lo han creído, por falta de autoconfianza, o porque no se han parado a pensar con tranquilidad que es lo que pueden aportar a la sociedad, por poco que sea.

No se trata de "construir catedrales" sino como alguien dijo,

"Los pequeños actos que se ejecutan son mejores que todos aquellos grandes que se plantean"

Hagas lo que hagas, debes hacerlo con el corazón, es la única manera de trasmitirlo, no podemos dejarnos llevar por las prisas, si sonríes al tendero cuando compras el pan, hazlo con sinceridad… no hagas regalos por compromiso, sino porque realmente lo sientes y te apetece…

Allá por donde vayas, vas dejando una huella, no es necesario que seas como Atila y que donde pises no vuelva a crecer la hierba para dejar de esta forma tu impronta, no señor, únicamente se tú, ese que te gustará ser recordado así. Pero sé tú, cuanto antes.

La ética del Mariscal de campo

jueves, 21 de enero de 2010

Últimamente he ido notando que sobre mi conciencia se van cirniendo cada vez más nubarrones respecto a la ética que nos rodea.
 Digo esto pues cada vez es más habitual el tipo de noticias tales como "Fulanito derrocha dinero publico amueblando su despacho""'Subida de los salarios de altos cargos en tiempos de crisis""Despido de 200 empleados en empresa mal gestionada" ... están a la orden del día y de la indignación hemos pasado a la indiferencia ¡Craso error!
 Este país necesita un cambio radical de dirigentes, y cuando digo esto no me refiero a las personas, las cuales no entro a valorar, ya se significarán ellas solas, sino a lo estilos de gobernar o dirigir de los múltiples gobiernos que tenemos (estatal, autonómicos, municipales...)  
Dejo una pregunta...Si en otros países se logra gobernar con más eficiencia, con menos cargos ¿por qué nosotros no lo hacemos? 
Esto se podría extrapolar al mundo de la empresa, donde hoy en día, por poner un ejemplo los dirigentes de entidades financieras, los que han llevado por sus prácticas, sus estilos de dirección y sus politicas de concesión de  créditos, entre otros, a estas entidades a situaciones muy complicadas de solvencia, se aferran a sus cargos, anunciando, eso si, que es posible que en la futura fusión se produciran despidos de cientos de empleados. ¿No es el capitán el primero que debe abandonar el barco? Quizás he visto demasiado cine sensiblero...¿ o no?
 Si se llega a ese punto, es porque hoy en día el cortoplacismo, bien pensando en futuras elecciones, o por la presión de la remuneración al accionista, hace que la ética brille por su ausencia, ¡hay que generar beneficio!, ¡hay que llegar al objetivo cueste lo que cueste!, ¡caiga quién caiga!.
 Esta terminología tan bélica que he usado refleja, lo que ciertos mariscales de campo arengan a sus huestes, pidiéndoles austeridad, más compromiso, y lucha... eso sí, desde sus doradas y confortables butacas, viendo la pélicula, desde arriba, y sin que una gota de sudor aflore a su frente...
Nuestros dirigentes deben ser lideres, con todo lo que ello implica, honradez, ética, implicación, perseverancia y visión.
Con  sinceridad, creo que podemos y debemos tener excelentes lideres, y afirmo con rotundidad que ya existen y todos conocemos a muchos de ellos en nuestro entorno, a los que admiramos y por los que cruzariamos el Oceano a nado, si lo requiere la situación... ¿Por qué lo hariamos? Por qué ellos estarían cruzandolo junto a nosotros.
La austeridad se debe demostrar desde arriba, si se pide honradez, se debe vestir con un traje de esa deseada marca, la ética debe estar siempre encima de cualquier decisión a tomar, la implicación se debe demostrar...nuestros dirigentes se deben remangar la camisa ¡Eso es un lider!
Creo que debemos empezar a tomar conciencia de lo que necesita el país, las empresas, y las personas de esta tierra, que no es más que honradez y ética al frente. De esa forma llegaremos a donde nos propongamos. 
Entre todos debemos empujar el coche al taller, después de la avería que nos ha producido esta crisis, pero, entre todos, con honestidad, sabremos sacarlo adelante.

el triunfo de la perseverancia (o 18 años después)

miércoles, 20 de enero de 2010
Hoy pretendo hacer una pequeña mención, un reconocimiento, no una crónica deportiva, aunque lo pueda parecer.

Quizás que el deporte te resbale, pero estarás de acuerdo que de esta disciplina se pueden extraer enseñanzas aplicables a nuestro crecimiento personal y este es el motivo de mis múltiples referencias a los logros deportivos.

Creo que prácticamente todos los que pasamos por aquí, conocemos al personaje del que os quiero hablar, si el de la foto. 

A sus 47 años, Carlos Sainz se ha convertido en el primer español en ganar el Dakar, el raid  más duro del planeta. Si, creo que todos nos quedamos con aquella mitica frase que dijo entre gritos y desesperanza su entonces fiel escudero Luis Moya "¡Trata de arrancalo, Carlos por Dios!" cuando perdio el mundial de rallies de 1998 porque se le paro el coche 500 metros de la meta. 

Aquello le granjeo la fama de "cenizo", algo injusto para alguien con un palmares envidiable, con 2 titulos mundiales, 4 subcampeonatos, o el de piloto que más podios ha conseguido en la historia de los rallies entre otros.

Pues bien, en mi opinión este personaje es el mismísimo triunfo de la preserverancia, dado que 18 años después de su último titulo mundial, y a una edad en la que otros estamos para sopitas y buen vino, el se ha convertido de nuevo en ganador  y después de otras intentonas - era su cuarta participación y en la tercera estuvo a punto de matarse  en un accidente - se llevó el gato al agua.

Para mi esto es una autentica lección de coraje, motivación y lucha. ¿Recuerdas el post de este blog, titulado reinventarse o ¡morir!? Bueno pues el Sr. Sainz es la segunda vez que se reinventa. La primera fue tras ganar el campeonato de España de Squash en 1979 , decidió probar suerte con un volante, y no se le dió del todo mal ¿verdad? y la segunda al pasar de los rallies, al Dakar carrera completamente diferente a lo que estaba acostumbrado.

¿Y recuerdas otra entrada más reciente, nunca es demasiado tarde ? Pues toma nota, 47 castañas y dando guerra. Apliquémonos el cuento (yo el primero).
Podríamos aplicarle muchas de las entradas de este blog a este titán del volante pero no te quiero aburrir, solo era una mención, dije al principio. 

Volvió a la carretera, jugandose su prestigio, porque le apasiona lo que hace, porque le apasionan los retos y porque busca en triunfo con determinación, no le vale ser segundo.

Y te digo una cosa, estoy convencido que por su cabeza ya ronda un nuevo objetivo ¿no crees?

No mires para otro lado

martes, 19 de enero de 2010
No podemos pasar por alto en este blog, el drama que está viviendo Haití, un país caribeño, desconocido para la inmensa mayoría de nosotros y que ese maldito terremoto ha situado en la cabecera de los telediarios de todo el mundo, por su caida a los infiernos.

Quizás caída no sea la palabra, pues ya se encontraba en el último puesto del ranking de los países americanos y entre los más desfavorecidos del globo terráqueo en cuanto a pobreza y analfabetismo se refiere, por lo que podríamos decir su inmersión en en las cloacas del infierno.
Ayer, viendo uno de los telediarios, no podía apartar mi mirada y mi mente de las imágenes que estaba viendo, y un pensamiento vino a mi mente "¿cuanto me durará esta consciencia? ¿cuanto me duró la del Tsunami?"
Si, ese es el gran problema, sentimos que tenemos que hacer algo, que no es justo lo que estamos viendo, que tenemos que cambiar el mundo, pero... ¿que hacemos para lograrlo?
Una persona que aspira a aproximarse a la excelencia, que intenta alcanzar el éxito, debe afrontar su compromiso con causas como estas, dejando de pensar en su entorno más cercano e implicándose de una manera u otra con la desgracia de otros seres humanos a los que no conoce, pero a los cuales sabe que con muy poco, les podemos ayudar mucho...
No podemos mirar para otro lado, no debemos apagar el televisor para no sufrir - esto no es una película señores, esto es la crudeza de la realidad - ¿ y si fuese al revés? que nosotros estuviésemos allí, y necesitásemos su ayuda...¿nos la darían? Estoy convencido que sí... pues entonces, no nos defraudemos a nosotros mismos, ni a ellos y actuemos...
No puedo, ni debo decirte como puedes implicarte, solo tu lo sabes, mira dentro de ti, y encontrarás la solución. Si, se que sabrás.


Limpia tus gafas

miércoles, 13 de enero de 2010
¿Te has preocupado de limpiar el cristal de tus gafas? ¿que no usas gafas?¿y las lentillas?¿y las de sol?¿y las de bucear?...
Queramos o no, cuando nos relacionamos con el mundo, todos tenemos un filtro - o gafas- y ese filtro nos ofrece una visión del mundo sesgada...lo queramos o no, para bien o para mal. 
Unas veces porque se encuentran manchadas, otras por que nos la ponemos en lugares cerrados, en otras ocasiones porque la graduación no es la adecuada y en otras por los arañazos en los cristales, el caso es que es complicado ver la realidad como realmente es, o como debería ser.
Esa visión distorsionada de la realidad, habitualmente procede desde nuestro interior, dado que somos nosotros los que nos "protegemos la visión", creándonos barreras entre lo que realmente acontece fuera y nuestra propio ser.
Esa "protección excesiva" hace que en muchas ocasiones, y por ejemplo recordando situaciones similares ya vividas, no permitamos desarrollar todo nuestro potencial en la nueva ocasión, y acabemos saltando al campo con nuestra actitud restada, la personalidad cohibida, y el espíritu contraído para afrontar ese reto. Nos olvidamos que cada "match" es diferente, cada rival distinto y cada situación varía respecto a otras pasadas, por más que intentemos pensar lo contrario.
¿Por qué no empezamos de nuevo?¡Olvidate de tus ataduras! Nadie consiguió llegar a ningún sitio diciendo que no podía, los sueños no se construyen desde el temor.
Si te levantas por la mañana, ya con tus gafitas puestas, con gran posibilidad disfrutarás de un día lleno de nubarrones, de una semana oscura y si repites diariamente con esa actitud, tendrás una vida triste... ¡límpialas! o mejor ¡rómpelas!
Progresar comienza con una actitud positiva, en casa, en el trabajo, con los amigos ¡en todas partes!Una vez limpios los cristales de perjuicios, barreras, odios, temores, veremos todo más brillante, con más colorido,con alegría.
¿Que no te atreves a quitártelas de golpe? Lo entiendo, es complicado tras llevar una vida con ellas, pero ¿por qué no te pones unas como las que ilustran este articulo? Creo que lo verás al menos con mucho humor, lo cual te ayudará y bastante a llegar a tus objetivos.

¡que tengas buen día!

¿Refleja tu agenda tus verdaderas prioridades?

lunes, 11 de enero de 2010
Este fin de semana cayó en mis manos una revista americana, donde un artículo capto mi atención, y se ganó también mi corazón.
Este versaba sobre un tipo, que había acumulado una asombrosa fortuna en vida, y cuando se le aproximaba su hora, dijo que le habría gustado haber gastado tanto tiempo en cuidar sus relaciones personales, como lo había hecho ganando dinero. 
También añadió que le habría encantado invertir en su corazón de una forma tan agresiva como lo hizo en su patrimonio, y que solo en ese momento, cuando su vida se apagaba, entendía la verdadera riqueza, y esta no aparecía en un extracto bancario.
Dicen que en esos últimos momentos es cuando la lucidez aflora a nuestro ser, apartando de un golpe el ego, orgullos y demás enemigos de nuestra personalidad, y decimos lo que sentimos. 
Todos hemos oído historias similares, y cuando nos preguntan por lo que nos importa de verdad en la vida, todos respondemos que nuestra familia y amigos, pero cuando miramos nuestras agendas o vemos quien tiene prioridad cuando el teléfono suena, queda demostrada que una cosa es lo que decimos y otra lo que hacemos.
Con esta crisis que nos ha caído encima – o quizás deberíamos decir que nos hemos volcado nosotros mismos encima - parece que mucha gente ha reculado y se ha dado cuenta de la verdadera importancia de las cosas, o al menos nos hemos acercamos más a lo que realmente deberían pesar en nuestras vidas nuestros seres queridos y por otro lado nuestras posesiones ¿o debería decir ambiciones?
Asegúrate que tu calendario represente las prioridades que deberían ser fundamentales en tu vida, y si debes apuntar en la agenda dos horas después de una reunión importante un paseo semanal por las tardes con un amigo, una cena romántica con tu pareja, recoger todos los días a los niños del colegio, o efectuar una llamada con tranquilidad a tus padres ¡hazlo!  
No te estoy diciendo que te olvides de tus obligaciones laborales, simplemente que no confundamos términos, podemos ser perfectamente exitosos en el trabajo o en los negocios, inclusive incrementar nuestro rendimiento si regamos diariamente nuestras relaciones.
Nadie es imprescindible en su trabajo, o negocios, pero ¿eres sustituible con tu mujer, padres, hijos, o amigos? No, ¿verdad? Pues aplícate el cuento, amigo, creo que de esta forma seremos mucho más felices, en casa y en el trabajo.

Planificando que es gerundio

viernes, 8 de enero de 2010


No quería comenzar sin desearos un año intenso, vivido y lo más cercano posible a vuestra imagen de felicidad. ¡A por él!


Aunque no es el tema de hoy, empecemos enlazando con la bonita historia con la que Enrique cerro el año, añadiendo a esta un comentario del Dalai Lama acerca de la vida actual :



" Los hombres pierden salud para acumular dinero y después pierden dinero para recuperar la buena salud, y pensando en el futuro no viven el presente, de tal suerte que ni viven el presente ni el futuro, viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubieran vivido" .

Es únicamente una reflexión para abrir boca, hacernos pensar y ayudarnos un poquito a enfilar la nave de nuestra vida. Dale un par de vueltas, y recuerda que solo tú tienes la manija de decidir, pero ¡vive!

Ya hemos dejado atrás el Roscón, mantecados, turrones y demás excesos navideños (incluyendo, desde luego, ese maravilloso foie que prepara mi cuñado) y hemos entrado de lleno en este año,por lo que ¡se han acabado las excusas! creo que ha llegado la hora de poner la maquinaria en marcha,y para eso debemos en primer lugar engrasarla, limpiarla y saber donde queremos ir antes de arrancarla de nuevo. ¿ O es que piensas seguir haciendo lo mismo toda la vida?

Creo que es de obligado cumplimiento en estas fechas, volver a hacer mención a dos post publicados allá por mayo del año pasado - ¡hoy nos han puesto deberes! y ¡hoy nos han puesto deberes! (II parte) - en relación a nuestra planificación de objetivos. ¡Buf! ¡No te asustes! Si le ponemos ganas es más sencillo de lo que parece. datos: ¿Sabes que el 95% de las personas no establecen sus objetivos por escrito? ¿ Y que del 5% que si lo hace, el 95% nunca comienza a hacer que las cosas sucedan? ¡Damos más importancia a planificar el fin de semana que nuestra propia vida!


Otro dato más, - ¿me estoy poniendo pesado? ¡pues aguantemos el chaparrón, que nos puede merecer la pena! - el 85% de las declaraciones de buenas intenciones que se suelen hacer a principios de año, no suelen pasar de la primera semana. Estos datos, más que desmoralizarnos, deberían motivarnos para entrar en ese reducido porcentaje de personas que ¿buscan el éxito con ahínco?


Es fácil fijar objetivos, pero cumplirlos requieren disciplina y esfuerzo para ser alcanzados. Debemos implicarnos con un altísimo grado de compromiso, el deseo de llegar a el debe ser tan intenso que te genere la energía y la motivación suficiente para alcanzarlo...

Te propongo una ayudita para conseguir dar pasos en la realización de esos objetivos, es un sencillo método que podemos denominar "hoy puedo", es tan sencillo como comprometerte con firmeza a cumplir el objetivo que desees por un día, por 24 horitas, así de sencillo. 


Imagínate que quieres dejar de fumar, o empezar a hacer deporte, o comer menos, ¡lo que sea! pues bien, cumple lo propuesto ese día, y cuando lo hayas logrado piensa en tu compromiso para el día siguiente, pero con la satisfacción de haber dado un paso, un grandioso paso que ya figura en tu haber, de esta manera "dulcificamos" nuestro esfuerzo ¿lo intentamos?


Si estás decidido - ¡no me digas que no! -, te vuelvo a recomendar la lectura de esos posts anteriormente indicados, por poquito que sea, en algo te podremos ayudar.


Para terminar, solo indicarte que yo me siento a hacer mis deberes el próximo lunes... ¿ y tú?¿te animas?

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com