Se hacen llaves

martes, 30 de marzo de 2010


Un maestro del humor como Quino, nos indica como debemos encontrar la felicidad... parece que todos los caminos conducen a Roma ¿no crees? 
Nosotros lo hemos tratado repetidas veces (Te recomiendo la lectura de Felicidad y dinero, y La llave de la felicidad y por supuesto también del éxito entre otros muchos ) ahora, en estos días de asueto,te toca a ti darle dos vueltas ... a la llave.
¡Suerte! ¡Ya nos contarás!

¿Pensamos un ratito?

lunes, 29 de marzo de 2010
Todos tenemos claro que lo que más aporta a nuestro crecimiento interior, a nuestra trayectoria en la búsqueda del éxito feliz y a nuestra completa existencia es nuestra capacidad de pensar.
Si esto es así ¿Por qué no pensamos? Si actuamos sin pensar, lo que está claro es que no obtendremos una dirección consistente con nuestros actos, o lo que es lo mismo, “estaríamos corriendo como pollos sin cabeza” como dijo acerca de sus jugadores un entrenador de fútbol en su día.
Por el contrario, debemos guardar equilibrio entre pensamiento y acción. No sirve de nada, tener las ideas claras si no podemos o queremos llevarlas a la práctica, la mejor idea es la que se pone a prueba, la que no se aplica no sirve para nada, es como si nunca hubiese existido…
Obviamente lo primero que debemos analizar es el motivo de que no ejercitemos nuestro derecho y obligación a pensar ¿somos seres humanos? El primer culpable puede ser nuestra falta de entrenamiento, la ausencia de hábito. Hoy en día estamos acostumbrados a hacer lo más fácil, por ejemplo ponernos delante de la caja tonta para todo, para descansar, para comer, para pasar el rato… es más cómodo, pero nos va matando poco a poco, es como un cigarrillo, poco a poco acaba con nosotros, con nuestra vida... pasan las horas y ¡zas!¿que hemos hecho?¡nada!
Debemos evitar “ver la vida de otros” y vivir la nuestra, para lo cual debemos pasar más tiempo con nosotros mismos, buscando momentos de reflexión, de auto intimidad y pensamiento consciente. Busquemos un hueco para habituar nuestra cabecita a “centrifugar”…
 En segundo lugar aparece uno de nuestros habituales compañeros de viaje el miedo, dado que si pensamos, el producto fabricado por esta acción, el pensamiento, nos obliga a la toma de decisiones ¡horror! Y todo lo que esto conlleva: cambios y la obligación de saltar de nuestro confortable sofá…
En momentos difíciles, el pensamiento es uno de nuestros mejores aliados, y todo momento de crisis tiene una “puerta secreta” a través de la cual podemos escapar, es únicamente la falta de creatividad lo que nos impide encontrarla, y volver a ver la luz.
En el mundo de la empresa la ausencia del hábito por parte del directivo se antoja como preocupante, pues los directivos que no tienen esta faceta dentro de su genética (heredada o esculpida con tesón) viven acomodados a su forma de vida ¡para que pensar si a mí me va de fabula de esta manera! Asimismo este tipo de “profesionales” verán con autentico pánico que otros piensen ¡podrían moverle de su confortable asiento! ¡Tendría que espabilarse! E intentará evitarlo a toda costa, pese a quien pese… aplastarán de una u otra forma las iniciativas… y así nunca prosperará nuestra empresa… ni las vidas de los que la forman.
Para poder considerarnos que estamos vivos debemos ser capaces de generarnos a nosotros mismos nuevos retos, nuevas ilusiones… debemos vivir con entusiasmo, intentando ser mejores personas… y todo esto debe pasar primero por un proceso de pensamiento, para fijar actuaciones, metas y objetivos.
¿que te parece si pensamos un ratito?

Y la verdad nos hará libres.

sábado, 13 de marzo de 2010

¿Por que nos cuesta tanto decir la verdad? Entiendo la verdad como aquello en lo creo o pienso en ese momento y en relación a lo que se esté tratando.

Recuerdo una frase de Jesús Hermida que una vez dijo: " Si habláramos solo de lo que en verdad sabemos permaneceríamos siempre callados".

Viene también a mi memoria un proverbio árabe que reza así: " Procura no decir nada que no sea mas bonito que el silencio".

También recuerdo aquella que dice: "Esclavo de tus palabras pero Amo y Señor de tus silencios."

¿Has probado alguna vez la sensación de libertad cuando vences el miedo y te decides a decir lo que en verdad sientes en cada momento? Es increíble.

Todo es por miedo. Miedo a hacer daño, miedo a que nos lo puedan hacer a nosotros, miedo a mostrarnos como somos porque si lo hacemos tememos que lo usaran en nuestra contra, verán que no somos lo maravillosos que nos hacemos creer, miedo a represalias, miedo, miedo y solo miedo. Miedo a que si no mentimos no lograremos lo que queremos. Y al final por el efecto inercia nuestra vida es un puñetera mentira, hasta llegar al punto de creernoslas nosotros mismos.

Miedo porque tratamos al prójimo como al enemigo. Desconfiámos, temerosos de lo que pensarán de nosotros. Vemos al prójimo como alguien de quien tenemos algo que conseguir y si hay que mentir...se miente. ¿No?

No creo que el título de este post tenga el significado que le he dado en su desarrollo. Creo que tiene un significado más profundo. Mucho más profundo. Creo que quien lo dijo lo hizo pensando en otra clase de verdad, en la Verdad con mayusculas y no en la que se dice o se cree en este mundo. Pero es aqui donde estamos y he querido utlizarla para reflejar que en esencia vivir en la mentira es vivir en una esclavitud cruel. La esclavitud de ser quienes en verdad no somos.

La verdad, ser aquello que somos cuando el miedo no rige nuestros pensamientos, actos y palabras, produce una sensación de libertad como no recuerdo haber sentido.

Esta es mi razón de ser para este blog. Decir las cosas que pienso, decírmelas a mi y a quien me quiera escuchar.Compartirlas con el mundo pero sinceramente, sobre todo, compartirlas conmigo.

¿Imaginas un mundo donde todos dijésemos lo que en verdad sentimos en cada momento, sin miedo a nada? ¿Imaginas un mundo en donde nada pudiese hacernos daño excepto la mentira?

Dicen que a veces la verdad duele. Lo que duele de verdad es la mentira.y no solo a los demas sino a nosotros mismos. La verdad jamás puede hacer daño. En verdad nada puede hacerte daño. Solo tú puedes hacerte daño a ti mismo.

La cuestión es........¿Cual es la verdad?....pero ésta es otra historia.

¿Imaginas un mundo donde no hubiese que temer el engaño, la mentira y la falsedad?

¿Imaginas un mundo sin miedo?....un mundo así es posible. Depende solo de ti, de mi, de nosotros.




Adicto al trabajo

jueves, 4 de marzo de 2010





Hace un par de semanas tuve una conversación con una mujer directiva que me comunicó había sido citada por su nuevo jefe a una reunión a las ocho y media de la tarde.

Cuando escuche aquello, inmediatamente supe inmediatamente que el "homo adictus al laboro" había vuelto a aparecer en mi entorno cercano, y no pude por menos que compadecerla. Aquello no había hecho más que empezar.

Que es un adicto al trabajo? Con seguridad podemos decir que se trata de un infeliz incapaz de asumir sus verdaderos compromisos con su familia, con su vida interior y su entorno.

Estas personas suelen tener muy interiorizados el egoísmo, al vincular a sus horarios a todos los que pueden captar para su causa. En realidad, lo que están provocando con esta actitud es un altísimo grado de insatisfacción en la plantilla. Da igual que con los avances informáticos se pongan a trabajar en casa, en vez de estar en la oficina pues un email a horas intempestivas, o en fin de semana puede provocar tanto o peor efecto en la tropa – "yo estoy trabajando mientras tu andas holgazaneando por ahí" vendría a significar un mensajito de esta índole. Estos personajes no son capaces de priorizar calidad del trabajo, en vez de cantidad.

Hace años, un estricto pero gran profesional a cuyas órdenes tuve la fortuna de trabajar, al comentarle que estábamos desbordados de trabajo - yo dirigía entonces un amplio equipo comercial - y ampliábamos con carácter habitual nuestro horario laboral, me indicó con una mueca de disgusto que o bien teníamos mal dimensionada la plantilla, o es que no sabíamos trabajar.

Aquel incidente en su momento significo un golpe en la línea de flotación de mi prurito profesional, pero después de recapacitar y hacer una autocritica constructiva, nunca supe como agradecérselo suficientemente. Rediseñamos nuestros métodos de trabajo, optimizamos tareas y desde aquel momento, tuve un equipo más implicado, más profesional y según ellos mismos me dijeron, con un mayor grado de felicidad.

Volviendo al caso de la directiva, obviamente llegar y montar una reunión a esas horas, demuestra de una forma directa, primitiva y sin atisbos de elegancia que su nuevo jefe requiere de ella una dedicación total, y que el respeto a los demás no figura en su escala de valores.

Cuando un directivo llega a un nuevo "fortín", debe demostrar que está capacitado para dirigir el mismo, pero eso no significa que pueda pasar por encima de los derechos fundamentales de los miembros de su nuevo equipo, sino todo lo contrario, debe respetar al máximo a sus nuevos compañeros de viaje, solo de esa manera conseguirá hacerse respetar y llevar la nave al puerto con el mayor de los éxitos posibles.

Esperemos que poco a poco consigamos erradicar este tipo de comportamientos, por el bien de las empresas, de las personas que las conforman y de la sociedad en general.

El empleado nº xxxxx

martes, 2 de marzo de 2010




Hace un par de semanas apareció ante mí lo que creo se trata de una brisa de aire fresco en el competitivo mundo laboral. Digo esto, pues acciones como la que te voy a mostrar más adelante, son excepciones que hay que buscar con lupa, pero que existen, están ahí y deben fomentarse por cada uno de nosotros, para hacer de este mundo un paraje más feliz.

La carta en cuestión fue publicada en un foro corporativo de una importante empresa española con cerca de dos mil empleados, es un reconocimiento público de un compañero hacia otro hacia otro, lo cual aparte de una muestra de valentía y talla humana de la persona que la público, es el mejor premio que creo a cualquiera de nosotros le gustaría recibir al menos una vez en su vida. El texto dice así:

"Tratar con personas es probablemente el mayor desafío que afrontamos en nuestro día a día. La bondad, las palabras de aprecio y el aliento son ajenas en ocasiones para muchos de nosotros. Sin embargo, muy de vez en cuando a lo largo de tu vida profesional topas con alguien único, de talante especial, con algo que le hace único. Este es mi caso y es el que quiero comentaros.

El mayor bien que posee el empleado nº xxxxx es su capacidad para despertar entusiasmo entre las personas, es caluroso en sus aprobaciones y generoso en sus elogios. Escucha atentamente, no sólo en silencio, sino también con la mente. Trata siempre de que la otra persona se sienta importante, siguiendo la doctrina de "haz al prójimo lo que quieras que el prójimo te haga a ti". Gracias a él, he comprobado que se ganan más amigos en tres meses interesándonos por los demás, que en tres años tratando de que los demás se interesen por nosotros. Tan obvio como atípico.

A estas alturas muchos habréis visto quién es el empleado nº xxxxx, yo no os lo diré y muchos no le conocerán, pero si algún día en la vida profesional/personal se cruza en vuestro camino, regaladle una sonrisa, él la recogerá con afecto y la multiplicará por 10.
Quien pisa con suavidad va lejos. Proverbio chino

P.D: Os lanzo un reto y es el de utilizar este canal para premiar a aquellos compañeros que gracias a su trabajo y empeño hacen del mundo un lugar mejor, gracias a quienes hacen de la buena convivencia su leit motiv."

Después de la lectura de estas líneas, espero que a partir de ahora, sepamos gritar al mundo las bondades de aquellos que de una u otra forma nos hacen felices, o al menos luchan por que lo seamos. Seamos valientes, si otros ya lo han hecho ¿por qué nosotros no?

Es sencillo, un email de agradecimiento a esa persona que te ha tratado bien, un abrazo y unas palabras de cariño a ese que lleva tanto tiempo a tu lado haciéndote la vida más fácil… un pequeño detalle con la persona que "te aguanta" en la empresa o en casa ¡elige tú la manera! ¡Pero hazlo!¿no te gustaría que lo hiciesen contigo?

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com