Richard St. John (Éxito sin final)

sábado, 29 de mayo de 2010


Siempre hemos tenido claro que el Éxito no es un camino, sino la propia travesía de la vida en si misma, está en cada rincón, en cada brizna de aire que respiramos, es nuestra decisión ir a por el o dejarlo pasar... Mira con atención la interesante y amena presentación que nos hace de nuevo Mr. Richard St. John....


Y tú ¿cómo encajas los golpes?

jueves, 27 de mayo de 2010
“¿Resilencia? ¡Habrás dicho resistencia!” Me corrigió un amigo mientras charlábamos del amor, la vida y por supuesto sobre el éxito y la felicidad. “No, he dicho resilencia”, apunte de nuevo.
¿De que estamos hablando? Podríamos definir este término que procede del latín, como la habilidad para encajar, resistir y superar la adversidad y dentro de este concepto se debe incluir la facilidad que tenemos para ser flexibles y adaptables ante los acontecimientos que nos depara la vida.
De otra forma podríamos decir que es la capacidad para construirse un caparazón positivo en un entorno complicado. Dicen que los habitantes de los países desarrollados soportan de media en su vida, al menos dos fuertes adversidades que afectan duramente a su integridad física y/o mental, de esta forma la resilencia va creciendo, alimentándose de las experiencias vividas.
Esta buena amiga va por barrios, en los países anglosajones como EE.UU. es algo que se potencia, se engrandece por parte de la sociedad. Los países latinos por ejemplo suelen tener un menor grado de resistencia, la resignación suele llevarse el gato al agua.
¿Qué es lo que debes tener si quieres ser un tipo resilente? En primer lugar tener buenas conexiones afectivas, sentirte querido y querer a los demás te sitúa un peldaño por encima de los que están o se sienten solos en la vida. Esto te ayuda a continuar en la batalla pues alguien te está esperando en casa, hay que tener motivos por los que vivir, y dentro de estos podemos incluir tener un fuerte propósito en la vida, una misión moral que nos haga seguir adelante.
A esto hay que sumarle otra característica, como la de ser una persona que tome decisiones, ejecutando nuestra vida de forma proactiva, sin dejar que las creencias ya asentadas en nuestro interior nos dominen. Hay que cuestionarse de forma continua los dogmas que nos dicen “ríndete” o “no es posible” : ¿y por qué no?
Otros de los abanderados de esta forma de actuar, serían la autoestima y el pensamiento positivo, incluyendo dentro de este último la idea de que la suerte está de nuestra aliada, y nunca al contrario, así como un extraordinario sentido del humor para reírnos de los “tropezones” que suframos.
Los sentimientos afectan en gran medida al nivel de nuestro deposito de resilencia, cuando por ejemplo la mezclamos con el sentimiento de culpa, esta se ve menguada en sus fuerzas, luego para luchar y volvernos a levantar, debemos quitar de nuestro entorno ese sentimiento negativo que nos está torpedeando desde nuestro interior.
Esta virtud es fundamental para triunfar en cualquier aspecto de nuestra vida y debería ser fomentada desde nuestra más tierna infancia, es importante que los niños aprendan técnicas y costumbres que les facilite la adquisición de este hábito. De esa forma encontraran un fiel compañero de viaje en ellos mismos y será más complicado  que las zancadillas de la vida los “tumbe”. No obstante, como dice un proverbio africano “la educación de un niño es labor de toda la tribu” así que si tienes niños cerca ¡ponte manos a la obra!
 Un dato a nuestro favor, el ser humano es resilente por naturaleza, y otro aún mejor para todas vosotras… las mujeres lo sois más ¡lo siento caballeros pero esto es así! No obstante debemos tener claro que la resilencia se puede adquirir, solo es cuestión de ¡proponérnoslo firmemente!
¡Que tengas un buen día!

¿Persigues la felicidad?

martes, 25 de mayo de 2010
Una vez, un gato grande, viejo y experimentado estaba observando a un gato pequeño, joven e inexperto mientras daba vueltas alrededor de sí mismo intentando atrapar su propia cola.El gato grande, curioso, se acercó a preguntar al gato pequeño porqué intentaba atrapar su cola, y este contestó que su cola representaba su felicidad, y que si lograba atraparla, sería feliz.



El gato grande le contestó al pequeño:
"¿Sabes?, cuando yo tenía tu edad, también intenté atrapar mi cola en muchas ocasiones, sin lograrlo nunca.
Con el tiempo, decidí atender a mi vida sin obsesionarme por lograr atrapar mi cola, ¿y sabes qué descubrí? que fuese a donde fuese, cada vez que miraba atrás, mi cola me seguía a todas partes.".
El gato pequeño era infeliz, ya que intentaba lograr la felicidad, atrapar su cola, y no era capaz de lograrlo, y sufría por ello.
El gato grande era feliz, ya que no se molestaba en buscar la felicidad, y la felicidad le seguía allá a donde iba, ya que era feliz con lo que hacía en vez de estar obsesionado en encontrar la felicidad.
Moraleja: vive tu vida, ya que la felicidad sólo aparece cuando no se busca.
El simple hecho de buscar la felicidad te hace infeliz.
No pierdas el tiempo buscando la felicidad, ni consciente ni inconscientemente, y vive, la felicidad aparecerá sola si eres feliz con las cosas que haces.

Extraido del libro "Tus zonas erróneas" de Wayne. W.Dyer

Richard St. John (8 claves para el Éxito)

lunes, 24 de mayo de 2010
Me gustaría que dedicases unos minutos al tipo que hoy aparece por nuestro espacio, estoy convencido que no te defraudará. 
Se trata de Richard St. John, un empresario americano que triunfó en el siempre complicado mundo de marketing y que entre otras cosas ha recibido premios a nivel mundial por sus vídeos corporativos y que ha publicado fotos en revistas de primer nivel de todo el mundo. A nivel personal ha corrido maratones en los 7 continentes y junto a su mujer ha coronado algún que otro 7.000 , en particular el Kilimanjaro y el Aconcagua .
En los negocios, el mismo nos dice que siempre lucho por lo que le apasionaba su negocio, no por el dinero, y de esta forma se convirtió en millonario. 
Como puedes observar alcanzó la cima del éxito en varias facetas de su vida…
Pero convertirse en un experto en la materia (en la asignatura "Éxito") lo consiguió dedicándose durante casi una década en cuerpo y alma a entrevistar más de 500 personas de las cuales extrajo las claves que según el conforman el éxito, las cuales creo no se alejan mucho de las características de nuestro “homo exitosus”…
Sin más te dejo con su amena conferencia, la cual estoy seguro te entusiasmará tanto como a mí.
¡Que tengas buen día!
">

Validation (la fuerza de una sonrisa)

lunes, 17 de mayo de 2010
Quizás estarás de acuerdo conmigo en que todos necesitamosde vez en cuando un reconocimiento, que nos digan lo maravillosos que somos, lo grande que somos,  o que recibamos un input de positivismo llenándonos de cariño, por no hablar de amor.
 En otras muchas ocasiones es al contrario, nos gustaría decir o dar algo y por condicionantes externos e internos por desgracia no lo hacemos” ¿Qué dirán? ¿Qué pensarán de mí? ¿Cómo voy a hacer algo así? “
 El video que hoy os he querido mostrar es una muestra de alegría. Si, no te extrañes, déjame que te explique.
 El protagonista de esta maravillosa fábula, da muestras de ser un tipo de éxito feliz, da sin pedir nada a cambio, tiene un gran tesón, y cuando cae, es capaz de volverse a levantar a la mínima que ve una oportunidad.
 Asimismo también nos muestra como es capaz de hacer su trabajo mejor que nadie– te acuerdas de ¿lo das todo en la cancha? –, sacando una sonrisa a todos y cada uno de sus clientes, diciéndoles lo positivo que ve en ellos, dándolas un momento de felicidad, un instante maravilloso en sus vidas.
 Si traducimos el título original de este magnífico corto, VALIDATION, Sería algo así como validar, que según la RAE," es dar fuerza o firmeza a algo, hacerlo válido", y eso es de lo que va el tema, de reafirmar a la gente, de dar confianza a los demás, de dar felicidad … de buscar esa otra realidad que está dentro de nosotros y de los que no rodean. Recuerda busca lo positivo del que tienes a tu alrededor, en casa, en el trabajo, en todas partes…
 Te recomiendo que dejes cargar el video, son solo 16 minutos, y te pongas cómodo y te relajes para verlo, tú te lo mereces, estoy seguro que te encantará, porque estoy convencido de que tú eres genial.


¡Que sencillo es el mundo!

jueves, 13 de mayo de 2010




Os quiero mostrar un artículo que encontré hace algún tiempo sobre un chaval minusválido que se ha puesto el mundo por montera, y aunque parezca sorprendente viaja solo recorriendo este mundo de Dios.



Pese a su juventud, nos da unas grandes lecciones de madurez, locura y alegría por vivir, y muestra un empuje que ya querríamos para nosotros en muchos instantes de nuestra vida.
Si analizas algunas de sus frases con detenimiento, estoy seguro que te llegarán a sorprender… si él puede, tu también, sea cual sea tu condición.
No te digo más, ahí va…

¡Que tengas buen día!


“Tengo 18 años. Vivo en Esparreguera (Barcelona) con mis padres y mi hermana Alba (9). Soy viajero desde los 15 años: Europa, Asia, Sudamérica... Soy anarquista utópico. Creo tanto en Dios como en un hipopótamo lila. Me gusta el manga, los disfraces otaku, leer, los videojuegos...

¿Desde cuándo vas en silla de ruedas? Desde los ocho años. Tuve mononucleosis y leucemia: o me trataban a saco, con riesgo de provocarme alguna discapacidad, o me moría.

Y fueron a saco. Sí. ¡Y el resultado ha sido perfecto!

¿No te importa la silla de ruedas? Si hubiese querido ser futbolista… ¡Pero no hay nada que yo no pueda hacer en mi silla!

¿No? Subo, bajo, entro, salgo, he atravesado selvas y playas, he viajado por Francia, Italia, Grecia, Alemania, Escocia, Tailandia, Malasia, Singapur... Acabo de regresar de un viaje de seis meses por toda Sudamérica...

¿Con quién viajas? Me gusta viajar solo.

¿En silla de ruedas... ¡y solo!?La silla es más ventaja que inconveniente: la gente te pregunta qué te pasa, de dónde vienes..., y así haces un montón de amigos.

¿Desde cuándo viajas así? A los catorce años les dije a mis padres que me iba. Fue muy duro para ellos permitir mi felicidad. Pusieron una condición: el primer viaje lo haría acompañado por mi padre. Fuimos a Bruselas y aprendí cosas útiles para viajar. Y, a partir de los quince años, ya he hecho todos esos viajes yo solo.

¿Y qué dicen hoy tus padres? Sufren un poco, pero están contentos viéndome contento. Agradezco que se hayan esforzado tanto en no ayudarme, en no decirme: "Esto no puedes hacerlo porque vas en silla de ruedas". Ellos facilitan mi felicidad.

¿Eres feliz, pues? Plenamente, pues no hago nada que no quiera hacer en cada momento. Ahora me apetece hablar contigo, y si no, no estaría aquí.

¿Con qué dinero viajas? Con tres euros al día.

No es posible. Hace seis meses salí de casa con 20 euros para irme a Sudamérica, ¡y he vuelto con 20 euros en el bolsillo!

Pero... ¿y dónde duermes, y cómo comes y... cómo lo haces?¿Por qué nos complicamos tanto la vida? Siempre hay dónde dormir, siempre hay algo que comer. Conoces a gente, y todo fluye. ¡Qué sencillo es el mundo! Lo he entendido viajando. Bastan cuatro cosas: dormir, comer, ducharse y hacer amigos.

Dicho así, sí parece fácil. Claro. ¿Qué impide a todos los europeos hacerse vagabundos? Es maravilloso…

¿Qué buscas en tus viajes? Ver cómo vive la gente, ver cómo son, conocerles, vivir con ellos, ser su amigo.

¿Y qué opinan tus amigos de aquí? Me entienden, mis amigos son como yo: todos están haciendo lo que desean hacer, aunque a ellos no les apetece viajar.

¿No te da miedo viajar solo?¿Qué puede pasarme peor que no realizar mis sueños?

Pueden robarte...Al poco tiempo volveré a tener lo necesario, ¡seguro! Y nunca podrán robarme lo vivido.

... Puedes sufrir un accidente, morir...Aun así, habría hecho lo que realmente quería, ¡habría sido más feliz que quedándome aquí contra mi deseo!

¿Qué haces al llegar a un sitio nuevo? Voy a un parque, a una plaza, saco mis naipes... Al cabo de un rato hay niños, ¡y luego medio pueblo está alrededor!

¿Qué te dice la gente nueva con la que te vas encontrando? Los adultos repiten dos preguntas: "¿De dónde sales?", "¿Y tus padres?". Algunos se escandalizaban de mis padres por dejarme solo... Alguna vez la policía me ha detenido por si me había escapado… Un niño solo por el mundo, feliz…, ¿qué tiene de malo?

Hombre...Ahora, ya con 18 años cumplidos, ¡soy libre!

¿Qué llevas en tu mochila? Una libreta, algún libro, un boli, una linterna, los naipes para juegos de manos, jabón, cojín, dos pantalones y dos camisetas, calzoncillos, chaqueta, botiquín, la tienda de campaña y el kit de reparación de la silla.

Dime lugares en que hayas dormido. Playas, vagones de tren, parques, estaciones, coches, campos, comisarías, castillos en ruinas, casas abandonadas, casas de gente, cuevas, mansiones...

¿Cuál ha sido el mejor momento? Viajar de noche en la caja de un camión en marcha, destapada. Podía sacar la cabeza al viento o acurrucarme. Fue chulísimo.

¿Y tu momento más peligroso? He estado a punto de palmar volcando en un camión, y atravesando una selva con vampiros, y en una lancha de traficantes de motores entre islas caribeñas, zarandeados por una tormenta con olas de cinco metros: me golpeé, caí al agua inconsciente... y pudieron rescatarme por pelos.

¿Qué planes tienes ahora? Recorrer toda el África oriental hasta llegar a Madagascar.

¿Nada te frena? Cuando haces lo que de verdad quieres, el universo entero conspira a tu favor. Mira alrededor y decide: tú puedes elegir vivir triste o contento. Yo elijo la felicidad. No veo entre nosotros razones para ser infeliz.

¿Y no piensas estudiar, trabajar...? No, si no me divierte. Me gustaría ser mediador o acoger niños... A veces me dicen: "Si no trabajas, ¡de viejo serás pobre!". Pero, si llego a viejo, ¡tendré amigos por todo el mundo! ¿Se puede tener más?”

¡Vuelve a la ruta! (Abandona el área de descanso)

martes, 11 de mayo de 2010
Todos hemos ido alguna vez de viaje hacia una zona de nuestro maravilloso país, pongamos por ejemplo al increíble Principado de Asturias, y de camino a nuestro fascinante destino nos hemos parado a tomar un refrigerio en algún lugar, en un área de descanso, en una estación de servicio, lugar con las comodidades básicas para sentirnos más o menos confortables, donde descansamos y nos encontramos bien, pero sabiendo que tenemos que retomar el viaje para llegar a nuestro punto final de viaje, y así lo hacemos, nos montamos en nuestro vehículo y nos ponemos en marcha hacia ese paraíso al cual queremos llegar.
He querido poneros este ejemplo, pues ahora quiero que hagamos un símil con nuestra vida. Todos hemos sufrido en alguna ocasión cierta insatisfacción por encontrarnos en un momento o en una fase de nuestra vida,  en la cual no somos felices pero no lo bastante infelices para tomar la decisión de escapar de allí. Queremos irnos de allí, pero no tenemos la fuerza para cambiar de ruta, de senda, de camino vital.
Es un sitio peligroso donde la gente anula sus sueños, se auto mutila espiritualmente, donde descartan la esperanza de alcanzar sus logros, donde están entumecidos, aceptando lo que tienen enfrente sin decidirse a conducir su vida a donde realmente quieren estar, a donde merecen estar.
Salir de esa zona es primordial para amarrar nuestra embarcación en la bahía del éxito feliz. ¡Salgamos de esa jaula de oro! y volemos hasta ver la luz, hasta respirar aire más puro. Deberemos esforzarnos, no es fácil doblar sus dorados barrotes, pero cuando apenas hayamos sacado una parte de nuestro cuerpo de allí, nuestra energía se multiplicará para transportamos donde deseemos.
Debemos gestionar estas situaciones como practicantes de aikido, es decir aprovechando la fuerza del ataque del contrario, armonizándonos con su movimiento y neutralizándolo. En nuestro caso el contrincante son los sentimientos negativos que nos inundan, los cuales debemos utilizar a nuestro favor para meter gasolina en nuestro depósito interior y salir disparados en busca de la felicidad. No tenemos elección por más que creamos lo contrario, debemos escapar de allí.
Debemos ser claros sobre lo que queremos en realidad, dibujemos con claridad nuestras metas ¡coge lápiz y papel! para de esta forma forzarnos a nosotros mismos a pasar a la acción, con consistencia y seguridad en nosotros mismos.
Debemos tener en cuenta que en la vida, todos caemos en el campo de batalla más veces de las que tenemos éxito, eso es así y será siempre así, por lo debemos usar estas caídas como experiencias de aprendizaje, a nuestro favor, motivándonos a alcanzar nuestros objetivos.
Recuerda, abandona el “área de descanso” y toma de nuevo la autopista de tu vida… de tu única y maravillosa vida, te merecerá la pena.

De la banca de inversión a profesora de yoga

domingo, 9 de mayo de 2010




Hoy solo quiero hacer un llamamiento, un grito hacia nuestro interior, hacia el tuyo, hacia el mío, para que no nos conformemos, para que intentemos vencer nuestras resistencias interiores y exteriores y dejemos salir nuestra verdadera personalidad.
Si, dejemos escapar ese ser que no está condicionado por su entorno, que no tiene que ponerse a mirar alrededor antes de hacer algo, para evitar el “qué dirán”. En muchos de nosotros lleva mucho tiempo encadenado, sin disfrutar de la libertad para mostrarse al mundo como es en realidad.
Huyamos del pasado que nos atenaza, del miedo al  futuro, de la esclavitud del dinero, de ¡todo lo que nos atenaza! y vivamos el ahora, realizándonos con honestidad y felicidad, si otros han alcanzado sus sueños ¿por qué no nosotros?
Si no has alcanzado la felicidad, tienes que replantearte cuál es tu verdadera motivación en esta vida ¡hazlo! hoy te quiere poner el ejemplo de alguien valiente , como esta persona hay miles por lo que ¡anímate!
Hacía muchos meses que no leía la prensa financiera y menos en inglés, pero buceando por el océano de internet se plantó delante de mí, y por algún motivo, un reportaje que llamó mi atención (recuerda que “las casualidad no existen” te recomiendo su lectura pulsando sobre el titulo si no lo has hecho ya).
 La noticia fue publicada por “The Wall Street Journal” sobre una analista de banca e inversiones de Hong Kong que pese a ganar un magnifico salario al año decidió convertirse en profesora de Yoga haciendo un cambio de rumbo radical en su vida. Modificó hábitos, simplificó su vida (¿leíste “simplifica tu vida”?)  se preparó de forma concienzuda y seis meses se sintió feliz y liberada.
Lucha por tus sueños, nunca es tarde para comenzar.
A continuación te transcribo el artículo, y para el que prefiera leerlo en inglés que pulse sobre el nombre del periódico donde se publicó, el WSJ.
“Tingting Peng llevaba trabajando en la banca de inversiones unos meses, cuando comenzó a sentirse mal. Cuando salió de la universidad comenzó a trabajar como analista de banca de inversión de Morgan Stanley en Hong Kong a con 21 años de edad. El sueldo era elevado para alguien de su edad - 50,000 dólares de sueldo base más bonus - pero el trabajo la comenzó a consumir. "Después de seis meses, me sentía agotada," dice  ahora con 26 años.
Poco a poco, su salud comenzó a empeorar. Un brote de la gripe se transformó en otro, con virus estomacales de por medio. "Estuve enferma durante semanas, pero me automedicaba e iba a trabajar," dice la Sra. Peng. Descontenta y agotada, gastó miles de dólares en ropa, bolsos y zapatos que no necesitaba. "Yo buscaba cosas superficiales que me hicieran sentir mejor", dice. Después de dos años dejó Morgan Stanley, trabajando en puestos similares durante otros dos años más . Cuando el último - como analista de investigación en un fondo de cobertura o hedge fund -  finalizó, se tomó un descanso y se fue a ver a su familia en Boston. 
La idea de comenzar su propio negocio de fitness comenzó a cristalizar poco a poco. El ejercicio fue la única cosa que la motivó a seguir durante su periplo de cuatro años por el mundo financiero. "El yoga", dice ella, "me guió a través de un período muy complicado". 
Regresó a Hong Kong en la primavera de 2009 con un plan para crear un negocio de yoga y entrenamiento personal. Sin experiencia en este terreno, volvió a la escuela. Realizó un curso de seis semanas por 2500 dólares, obteniendo una  certificación en Yoga de Extremidades; un curso de cinco semanas de entrenador personal en Hong Kong que le costó 650$ y también trabajó como consultora financiera freelance  con sede en Singapur para la empresa Accelera Management, que le ayudó con su visa de trabajo en Hong Kong y le pagó una pequeña pero constante renta. 
A pesar de los 370.000 dólares en salarios y bonos que había ganado en el total de sus años en la banca de inversión, no tenía ahorros para suavizar su transición. Lanzó su compañía, Lotus Iron, con cerca de 2.000 dólares, incluyendo 400$ para imprimir tarjetas publicitarias que ella misma distribuyó. "Fue un gran esfuerzo", dice. 
Para cortar sus gastos, la Sra. Peng se mudó de su apartamento en el distrito del Soho  de Hong Kong a un pequeño estudio, la reducción de su alquiler mensual fue de 2.300 a 650$.
"Disfruté realmente simplificando mi vida", dice ella. Seis meses más tarde, la Sra. Peng tiene 12 clientes y da ocho clases de yoga a la semana en hoteles locales y clubes de fitness.  También trabaja para Create Asia Land, una empresa de Hong Kong, contribuyendo a crear un programa de salud y yoga para su centro vacacional, Sukha Samui, en Koh Samui, Tailandia. 
Hoy en día, la Sra. Peng gana un tercio del salario que tenía en el mundo de finanzas, pero ella es feliz. "Yo sé lo que aprecio ahora, mi salud, hacer algo que me encanta y me apasiona, y tener el apoyo de mi familia y amigos".
¡Qué empieces con buen pie la semana!

¡Sigue hambriento!¡Sigue alocado!

miércoles, 5 de mayo de 2010
Como ya te comenté al final del último artículo, el personaje que también hoy nos ocupa, Mr. Steve Jobs, ya pasó por este blog sin hacer mucho ruido cuando estábamos iniciando nuestra andadura… allá por mayo del 2009, Enrique escribió ¿Y eso del éxito, exactamente qué narices es?, un magnifico articulo con un video muy, pero que muy interesante...
Hoy me gustaría volver a recordaros este increible video que creo hay que visualizar cada cierto tiempo, el discurso del 12 de junio de 2005 que Steve Jobs pronunció en la ceremonia de graduación de la Universidad de Stanford (USA),  por el tremendo mensaje que encierra en sí mismo, con algunas lecciones que extrajo de algunos de los momentos más cruciales de su vida, en forma de tres historias, que  instan a los recién graduados a que realizen sus sueños, y que busquen oportunidades en los reveses de la vida, incluyendo entre estos la parición de la muerte.
Gracias a la tecnología, hoy podemos disfrutarlo todos… relájate son 14.34 minutos .Para el que prefiera leerlo dado que el video es en inglés (subtitulado en español), tiene a continuación del mismo, el texto integro ¡aprovechadlo!




TEXTO INTEGRO DEL DISCURSO DE STEVE JOBS EN LA UNIVERSIDAD DE STANFORD (12 JUNIO 2005)
“Tengo el honor de estar hoy aquí con vosotros en vuestro comienzo en una de las mejores universidades del mundo. La verdad sea dicha, yo nunca me gradué.
A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria.
Hoy os quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.
La primera historia versa sobre "conectar los puntos".
Dejé la Universidad de Reed tras los seis primeros meses, pero después seguí vagando por allí otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo del todo. Entonces, ¿por qué lo dejé?
Comenzó antes de que yo naciera.
Mi madre biológica era una estudiante joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer.
Solo que cuando yo nací decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña.
Así que mis padres, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a medianoche preguntando:
“Tenemos un niño no esperado; ¿lo queréis?”
“Por supuesto”, dijeron ellos.
Mi madre biológica se enteró de que mi madre no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.
Y 17 años más tarde fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Standford, y todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, los estaba gastando en mi matrícula.
Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo.
Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien.
En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado.
En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a meterme en las que parecían interesantes. No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del envase para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 Km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna.
Me encantaba.
Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.
Os daré un ejemplo.
En aquella época la Universidad de Reed ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano.
Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía.
Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía.
Era sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante. Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, todo eso volvió a mí.
Y diseñamos el Mac con eso en su esencia. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni caracteres con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera ahora. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen.
Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.
Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tenéis que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea.
Esta forma de actuar nunca me ha dejado tirado, y ha marcado la diferencia en mi vida.
Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.
Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados.
Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30.
Y me despidieron.
¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado?
Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a ser distinta y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte.
Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria.
Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido y fue devastador.
Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores, que había soltado el testigo en el momento en que me lo pasaban. Me reuní con David Packard [de HP] y Bob Noyce [Intel], e intenté disculparme por haberlo fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley].
Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.
No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado.
Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa.
Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, yo regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.
Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No perdáis la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tenéis que encontrar qué es lo que amáis. Y esto vale tanto para vuestro trabajo como para vuestros amantes.
El trabajo va a llenar gran parte de vuestra vida, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideréis un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hagáis. Si aún no lo habéis encontrado, seguid buscando.
No os conforméis.
Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabréis cuando lo hayáis encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que seguid buscando hasta que lo encontréis.
No os conforméis.
Mi tercera historia es sobre la muerte.
Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.
Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.
Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.
Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.
Hace casi un año me diagnosticaron cáncer.
Me hicieron un chequeo a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir: prepárate a morir.
Significa intentar decirles a tus hijos en unos pocos meses lo que ibas a decirles en diez años. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.
Viví todo un día con ese diagnóstico.
Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vio las células al microscopio el médico comenzó a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía.
Me operaron, y ahora estoy bien. Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:
Nadie quiere morir.
Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo.
Ahora mismo lo nuevo sois vosotros, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, os iréis convirtiendo en lo viejo, y seréis apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto. Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro.
No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros.
No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior.
Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición.
De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser.
Todo lo demás es secundario.
Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Menlo Park y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google, era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos. Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número.
Fue a mediados de los 70, y yo tenía vuestra edad.
En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrías encontrarte haciendo autoestop si sois aventureros. Bajo ella estaban las palabras:
“Sigue hambriento. Sigue alocado”.
Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue alocado.
Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando os graduáis para comenzar de nuevo, os deseo eso a vosotros.
¡Seguid hambrientos!! Seguid alocados!
Muchísimas gracias a todos.”


¡Que tengas un buen día!

Steve Jobs - Think Different

lunes, 3 de mayo de 2010
¿Quién no ha oído hablar de Steve Jobs? Cualquiera que este hoy en día medianamente informado sabrá que se trata del CEO y "alma mater" de Apple, esa multinacional llena de cerebritos, que han ido metiendo en nuestras vidas aparatos como  Mac, Ipod, Iphone o el recién nacido Ipad

Te preguntarás que narices hace por aquí este buen hombre, bueno precisamente por eso, porque desde la distancia me parece un buen hombre - o al menos me gustaría creerlo así - que tiene claro lo que es su negocio y que además de ser un visionario tecnológico, hábil como pocos con el marketing (podríamos decir que es un mago creando ruido mediático), es un individuo con gran capacidad motivacional e ideas para abanderar una lucha por el éxito feliz.

Te voy a transcribir a continuación algunas de las ideas que mueven su cabeza, y como podrás darte cuenta estamos ante un tipo excepcional, te recomiendo que te las imprimas, y cada día le dediques un ratito a cada una de ellas, estoy convencido que en algo te podrán ayudar. Comencemos

1.     “La innovación distingue a un líder de un segundón.”
2.    “Sé un prototipo de calidad. Mucha gente no está acostumbrada a un ambiente donde se espera la excelencia.”
3.    “El único modo de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si no lo has encontrado todavía, sigue buscando. No te acomodes. Como con todo lo que es propio del corazón, lo sabrás cuando lo encuentres.”
4.    “Sabes, nosotros no crecemos más que la comida que comemos. Vestimos ropas que otras personas hacen. Hablamos un idioma que otras personas han desarrollado. Usamos unas matemáticas que otras personas han evolucionado… quiero decir, que constantemente cogemos cosas. Es un sentimiento maravilloso, eufórico, crear algo que devuelves al fondo común de la experiencia y el conocimiento humano.”
5.    “Hay una frase del Budismo, ‘Mentalidad de principiante.’ Es maravilloso tener una mentalidad de principiante.”
6.    “Pensamos básicamente en ver la televisión para desconectar el cerebro, y utilizar en el ordenador cuando quieres volver a encenderlo.”
7.    “Soy la única persona que conozco que ha perdido 250 millones de dólares en un año…..Eso te dota de un gran carácter.”
8.    “Intercambiaría toda mi tecnología por una tarde con Sócrates.”
9.    “Estamos aquí  para dar un mordisco al universo. Si no, ¿Para qué otra cosa podemos estar aquí?”
10. “Tu tiempo está limitado, así  que no lo desaproveches viviendo la vida de algún otro. No te dejes arrastrar por los dogmas, que es lo mismo que vivir con los resultados del pensamiento de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahoguen completamente tu voz interior. Y más importante, ten el valor de seguir a tu corazón y a tu intuición. Ellos, de algún modo, ya saben en lo que verdaderamente te quieres convertir. Todo lo demás es secundario.”
11. “No tiene sentido contratar a personas inteligentes y después decirles lo que tienen que hacer. Nosotros contratamos a personas inteligentes para que nos digan qué tenemos que hacer”

Obviamente, habrás percibido que su motor mental gira a distintas revoluciones de las normales de los mortales, quizás por eso creo una campaña publicitaria y que algunos recordareis con un eslogan muy llamativo: “Think different” (Piensa diferente) utilizado en 1997 y donde los protagonistas de la versión de video  “Crazy Ones” (los locos) eran ni más ni menos que Albert Einstein, Bob Dylan, Martin Luther King,Richard Branson, John Lennon , Richard Buckminster Fuller, Thomas Edison, Muhammad Ali, Ted Turner, Maria Callas, Mahatma Gandhi, Amelia Earhart, Alfred Hitchcock, Martha Graham, Jim Henson (con  la rana Kermit), Frank Lloyd Wright y Pablo Picasso.

Te recomiendo que lo veas, motivación en estado puro… y después me dirás si es o no “different” este tipo.


¡que tengas buen día!

PD.- En el próximo post, seguiremos con el creador de la manzanita, dado que aunque ya estuvo por aquí hace tiempo, lo hizo casi de puntillas…

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com