Héroes anónimos: Margarita Rojas

viernes, 29 de octubre de 2010

Hace unos meses, un buen amigo me suplicó que no le enviase vídeos similares al que hoy te propongo que veas... "¡no quiero sufrir!" me dijo...
A mi me dejo "tocado" su comentario, pues me cuestioné si yo tenía algún derecho a provocar que "algo" despertase en su interior... a que cuestionase su manera de enfocar las cosas...
Lo único que te puedo decir acerca de este asunto es que cuando el fin de semana pasado, me mostraron esta historia (Gracias Enrique y Bea por hacerlo), algo retumbo dentro, muy dentro de mi... desazón, amor, rabia, tristeza, impotencia... sensaciones de este tipo se apoderaron de mi... pero a la vez un insuperable afán de lucha, de superación, y de agradecimiento entre otros, se instauró dentro de mi... ¿que derecho tengo yo a quejarme de esas nimiedades a las que yo tildo de problemas? ¡Adelante!¡no te rindas!
Recuerda que en la vida, tu mismo vas fijando la altura de tus obstáculos a superar... 


Creo que no debemos mirar para otro lado, sino afrontar la realidad tal y como es... y Margarita debe ser un ejemplo para todos nosotros, de lo que el amor puede lograr... ¿Me equivoco enfocando las cosas desde esta perspectiva? Tu me dirás...
¡Que tengas un maravilloso fin de semana!

Las cuatro leyes de la espiritualidad

lunes, 25 de octubre de 2010
En la India, desde tiempos ancestrales se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad”... 

  • La primera dice: “La persona que llega es la persona correcta".


La persona que llegan a nuestras vidas no aparecen por casualidad, todas las personas que nos rodean, que se relacionan con nosotros, están aquí a nuestro alrededor por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación concreta. Nuestra evolución espiritual depende de como afrontemos nuestras relaciones con ellos.

  • La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”.
Nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber ocurrido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante podría haber fluido de otra forma. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestro ego y nuestra mente se resistan y no lo acepten.
  • La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”.
Las circunstancias, hechos, acciones que desarrollamos, empiezan en el momento justo, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es en ese preciso instante cuando comenzará.
  • Y la cuarta y última, nos dice: “Cuando algo termina, termina”.
Si algo termina en nuestra vida, es para para permitir e impulsar nuestra evolución, por lo tanto es mejor no mirar atrás, seguir adelante y avanzar con esa experiencia ya en nuestra mochila vital.
Me gustaría acabar, añadiendo que no es casual que estemos leyendo esto ¿no crees? Al menos merece que le demos un par de vueltas...
¡Que tengas un día maravilloso!

Más cosas sobre ser feliz

miércoles, 20 de octubre de 2010

Os dejo de nuevo con un articulo del diario el mundo .es.

------------------------------------------------------------------------

Asumir que no se es feliz -o al menos no tanto como quisiera- es un buen punto de partida. "Es el primer punto de inflexión para cambiar", afirma Gustavo Zerbino, un luchador nato. Él, junto con otros 15 compañeros, logró sobrevivir durante más de 70 días en la cordillera de los Andes tras un accidente aéreo en 1972.

No hay imposibles

"Yo les ofrezco a la gente la esperanza, la ilusión y la posibilidad de creer que hay una manera distinta de hacer las cosas. Si quieres tener resultados distintos hay que hacer las cosas distintas", explica con determinación. "No hay imposibles". Aquella experiencia, que muchos consideraron un milagro, le enseñó una lección esencial ante los problemas: "Lo primero es preguntarme qué quiero, y luego, el cómo llegar a ello". La clave, insiste Zerbino, está en pasar a la acción, en vez de "paralizarse en el análisis y ser uno más que padece la vida en vez de disfrutarla".

Ni siquiera la tan manida crisis le arredra: "Cuántos países tuvieron crisis reales, no como esta. Ustedes están nadando en la abundancia. No nos quejemos más, tomemos acción".

Si tampoco eso les consuela, está probado, cuenta Punset, que el dinero -una vez que se supera un nivel de subsistencia mínimo, claro está- es uno de los factores menos relevantes de la felicidad. ¿Qué es lo que de verdad importa? "La relación personal, tener el sentimiento de que controlas algo de tu vida, la sensación de que te estas sumergiendo en un proyecto que te interesa, todo ello son factores que tienen una correlación directa con la felicidad".

Disfrutar del camino

Punset recomienda no tener miedo, disfrutar de las cosas simples y exprimir el camino: "Tenemos que aprender a aprovechar las cosas que encontramos en el camino cuando buscamos un determinado objetivo. La gente se obceca con el objetivo y, cuando este llega -el gran amor consumado, el coche...- al poco tiempo se ha pasado todo".

Ahora bien, no siempre es fácil lograr el equilibrio deseado. El propio Zerbino, sobrecargado de compromisos, admite que él mismo tendrá queponerse firme para redistribuir 'felizmente' su tiempo: "Voy a dejar de ir afuera para centrarme más en mi casa. La verdadera calidad empieza por casa y la tengo que practicar conmigo y con los seres queridos. Me he hecho esclavo del exterior y voy a tener que corregir algunas cosas que me están distorsionando el equilibrio para ser feliz".

Ya ven, hasta a los expertos les cuesta a veces ser plenamente felices; la diferencia es, quizás, que ellos se empeñan en lograrlo. Todo es cuestión de asumirlo y ponerse manos a la obra.

¿Qué se puede hacer para ser feliz?

domingo, 17 de octubre de 2010

A continuación os dejo un artículo leído en la sección de neurociencia del diario el mundo.es.

Que lo disfrutéis¡¡

------------------------------------------------------------------------

En un momento en el que las palabras crisis, paro, recesión aparecen una y otra vez en los medios de comunicación, parece extraño que una persona admita que, hoy por hoy, es feliz. Pero basta con salir a la calle para comprobar que, con muy poco, nos conformamos.

Normalmente la familia y los amigos son los dos elementos que se señalan como primordiales para encontrarse en un estado de felicidad. Y es que, como nos aclaran varios expertos, las relaciones sociales son un elemento crucial y determinante para la felicidad.

"La felicidad, cuándo se comparte, crece"

Relaciones sociales que tienen su núcleo en la familia. Para la psicóloga Carmen Serrat-Valera, autora de 'Tú puedes aprender a ser feliz', la pareja y la familia son los primeros apoyos para encontrar la felicidad en una persona: "Sentirse útil y querido es fundamental".

La familia tiene un papel determinante para la felicidad de una persona, explica Javier Urra, psicólogo especialista en la educación y la infancia: se puede y se debe educar para la felicidad a los niños. ¿Cómo?"Educando en valores como la solidaridad o el compañerismo, en definitiva, en el respeto al otro. Porque es en los otros donde vamos a encontrar la felicidad", afirma.

Urra, autor del libro 'Recetas para compartir la felicidad', es uno de los promotores y ponentes en el Primer Congreso de la Felicidad, promovido por Coca-Cola, que se celebra esta semana en Madrid. "La felicidad, cuando se comparte, crece", asegura.

Dejar atrás el estrés

Pero a veces el objetivo no está en hallar, sino en dejar atrás. Para la psicóloga María Jesús Álava, autora entre otros de 'La inutilidad del sufrimiento', la clave está en huir del estrés que nos puedan provocar los problemas. "El 95% del sufrimiento es inútil, lo creamos nosotros mismos". Ella cree que, la mayoría de las veces los problemas surgen de nuestra manera de enfrentarnos a ellos, no de los hechos en realidad.

"Las emociones positivas nos predisponen para el trabajo"

Aprender a controlar nuestros sentimientos en las situaciones adversas es una aptitud importantísima para Álava. "En los momentos difíciles, tenemos que seguir confiando en nosotros mismos", afirma.

Y, aunque suene a broma, una buena estrategia puede residir en algo tan simple como potenciar el sentido del humor. Por ejemplo, ¿puede ser el trabajo una fuente de felicidad en lugar de una fuente de estrés? Pues para Eduardo Jáuregui, sí.

Jáuregui, psicólogo especializado en la risa, el humor y la psicología positiva, trabaja con empresas, aplicando sus tesis a las relaciones laborales para crear mejores ambientes de trabajo: "Muchas empresas se interesan por estas técnicas ya que está comprobado que mejoran los resultados del trabajador. Las emociones positivas al comienzo del día nos predisponen al trabajo", asegura.

Los cuatro expertos coinciden en la necesidad de tratar de hacer aquello que nos gusta: "Puede que no nos guste nuestro trabajo, pero siempre habrá alguna actividad que nos haga levantarnos todos los días, que haga que el tiempo se nos pase volando".

Decálogo para ser feliz

Y si eso no le llega, aquí le dejamos otras 10 recomendaciones que, dicen los que saben, le ayudarán a ser más feliz.

1. La felicidad no es un estado, es una actitud ante la vida.

2. Hay que proponerse ser felices.

3. Creer en nosotros mismos.

4. Aceptar las cosas tal y como nos vienen. Somos humanos y, por lo tanto, cometemos errores.

5. Ver los problemas desde la distancia. Anteponer los pensamientos a los sentimientos.

6. Desear lo que tenemos y disfrutar de ello.

7. Hacer lo que nos gusta. Buscar actividades que nos diviertan y nos permitan disfrutar del tiempo libre.

8. Adoptar una actitud optimista ante la vida.

9. Cultivar el sentido del humor. Es fundamental saber reírse de uno mismo.

10.Apoyarse en la familia. Hacer cosas por los que están a nuestro lado.

Amor sin condiciones

miércoles, 13 de octubre de 2010
Estarás conmigo que el titulo del post de hoy es claro y conciso. Si pero ¿cual es el motivo de que hoy esté delante del ordenador escribiendo? Una lucha interior.

Te cuento, por un lado un amigo intentando recuperar a su amor y por otro aquí el que suscribe, intentando realizar un papel entre coach, asesor y amigo... y como he dicho luchando entre la fidelidad a su amistad, de muchos años, en la que lo que el cuerpo te pide hacer, es decirle a esa persona lo que necesita oír y la otra, la del asesor que debe decirle lo que debe escuchar... por duro que le pueda parecer.

Y debido a esa lucha, el tema acabó estallando... no porqué nos tirásemos los trastos a la cabeza, creo que nos profesamos un cariño muy sólido, hemos vivido muchas guerras juntos y eso no ocurrirá jamás, sino porque este servidor llegó a indignarse con algunas de las frases que escuchaba de su boca...

Voy al grano, según me comenta y resumiendo, el desea el retorno de su amada con todo su alma, pero... ¡con condiciones!

Creo que debe, o debemos recapacitar juntos pues como he titulado en el amor no hay condiciones... o se ama o no se ama, o se acepta al objeto de nuestro amor tal y como es , con sus circunstancias, por complejas que sean, sus defectos  y sus problemas o estaremos armando una bomba de relojería con fecha de explosión prefijadas de antemano. Y ten por seguro que explotará. Y los daños colaterales, serán incalculables...
Y si esto no es así, es decir, si no aceptamos el envoltorio con el que viene "de serie", lo más seguro es que no estemos tan enamorados como creíamos que estábamos, y que aquello que para nosotros era tan importante, en realidad no lo era tanto y nuestra escala de prioridades y/o valores, lo sitúen en un segundo o tercer plano.

Debemos, en estos momentos que la pasión y la novedad nos pueden estar deslumbrando, ponernos las "gafas de la tranquilidad y del sentido común" y analizar la situación, con detenimiento e ilusión... y quizás de esa manera tomemos la misma decisión, pero con mayor conocimiento de la situación y ¡ah! ¡se me olvidaba!... sin fijar condiciones.

Lo de las condiciones me recuerdan a los matrimonios de las estrellas de Hollywood, en lo que todo queda fijado de antemano, con indemnizaciones millonarias en caso de divorcio, como si se supiera que en un tiempo determinado aquello saltará por los aires.

Recuerda, si buscas la felicidad, o como nos gusta decir por aquí el "éxito feliz", ama sin condiciones, entrégate y todo irá rodado... pero ¡hazlo con el corazón!
¡Que tengas un día maravilloso!

Me gusta esto..

sábado, 9 de octubre de 2010

La serenidad no es estar a salvo de la tormenta,
sino encontrar la paz en medio de ella.

Tres actitudes frente a la adversidad...

lunes, 4 de octubre de 2010


Zanahoria, huevo o café... tres posiciones ante la vida, para que reflexionemos un poquito. ¿cual eres tú? (¡Pégale una ojeadita al vídeo y saldrás de dudas!)




¡que tengas una maravillosa semanita!

creative commons

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

keegy.com